?>
Tu pareja

Sexualidad y cáncer, desterrando mitos

Son dos palabras que a menudo cuesta pronunciar. Cómo disfrutar de la relación de pareja, después de un diagnóstico preocupante.

"Hablar de sexualidad, es referirse a mucho más que a un aspecto del ser humano. La sexualidad es un proceso plástico. No es algo blindado ni estático. Coincidiendo con Páez Caniza, yo diría que la sexualidad es una totalidad que abarca múltiples fachadas a lo largo de la vida del ser humano, incluyendo no solo al sexo, a la identidad, a la genitalidad, a la orientación sexual, a los roles de género, a la reproducción, al erotismo, al placer, a la intimidad, sino que es una manera de ir siendo en el mundo, dependiendo de las subjetividades en permanente dinámica, complejidad, caos, construcción, y esteticidad. Si. La sexualidad, también es una cuestión "esteta". La sexualidad, al igual que la educación para Paulo Freire, puede re-dibujarse, re-pintarse, re-cantarse, re-danzarse. La sexualidad, es para mí, la estética de la existencia", reflexiona en su sitio web Gabriela Uzal, médica sexóloga.

La especialista dictó un taller sobre sexualidad en el Hospital Oncológico Provincial y Tu Día le consultó sobre cómo afrontar este aspecto cuando se convive con el cáncer. El taller, que se llevó a cabo la semana pasada y está previsto que se repita, es una actividad del programa Colaborar, de integración social y laboral de las personas con cáncer, que llevan adelante en forma conjunta el Hospital Oncológico Provincial y la Fundación Oncológica Córdoba. Uno de los ejes del programa es generar iniciativas que contribuyan a fortalecer la autoestima y estimular el desarrollo integral de las personas.

El cáncer es estigmatizador. ¿Qué quiere decir esto? Que marca a la persona que lo sufre. Entonces, hay que empezar a desterrar mitos, como el que marca que una persona enferma ve muy resentida su sexualidad y no puede hacer ejercicio de la misma. "Esto va asociado a nuestra costumbre de centrarla con el modelo del coito. Hay que mirar a la sexualidad como un todo, en el que se puede disfrutar con una caricia, un abrazo, un beso. Hay un montón de recursos, a través de la corporeidad, del encuentro, de las caricias. Bajo esta mirada, la sexualidad puede ser ejercida siempre", explicó Gabriela Uzal.

La profesional sostiene que el abordaje de este tipo de talleres no tiene diferencias respecto de otros, pero aclaró: "Las particularidades si son propias a las de las personas que concurren a este ámbito. El foco está puesto en lo que va surgiendo de acuerdo a las necesidades de cada uno (disfunciones, imagen personal). Quizá, en determinado momento, a una persona que tiene cáncer no le importa tanto su resequedad vaginal como comunicarse con su pareja".

La médica sexóloga afirma que el diálogo y el entendimiento de la pareja, respetando los tiempos y necesidades, conforman la base del trabajo en torno a la sexualidad. "Se trabaja conociendo a la persona que tiene la enfermedad, a la pareja e incursionando en todo lo que le está pasando. Lo primero que uno intenta promocionar es el diálogo, aceptando primero lo que está pasando. Desde la sexualidad no queda otra que abordarlo desde la toma de conciencia y desde el diálogo. Buscar la manera de sincerarse con uno mismo y con el otro. El otro te acepta con lo que venís y como sos. A partir de ahí se va construyendo porque si no construís una gran mentira", cerró.

Consecuencias de determinados tratamientos
» Sequedad vaginal
» Dolor en el coito
» Depresión
» Alteraciones hormonales (generalmente en varones)
» Disfunción sexual eréctil
» Deterioro corporal

Luminosa Natalia
La médica sexóloga Gabriela Uzal se vinculó a través de la participación en un concurso de fotografías organizado por la Fundación Oncológica Córdoba en 2012. Participó en la categoría aficionados y su modelo fue Natalia Grremoliche. Esta imagen, denominada "Luminosa Natalia" obtuvo el primer premio en su categoría."El objetivo era mostrar a alguien con su cuerpo, como era en ese momento, y que mas allá de su cicatriz transmitiera erotismo, sensualidad. Que la belleza de Natalia no se viera en esas cicatrices sino que uno pudiera reparar en su rostro, su energía, la flor", explicó Gabriela Uzal.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo