?>
Tu jardín

Las plantas pueden ayudarse entre sí a crecer y estar más sanas

Las plantas pueden cuidarse entre sí. La ruda ayuda a otras a crecer, la menta repele insectos. Conocé cuales pueden ser tus aliadas en el jardín.

Por Mónica Broin l Especial

En China, un portal custodiado por dos estatuas de perros es indispensable para proteger cualquier jardín. Los chinos, celosos de la naturaleza, han buscado desde tiempos milenarios los secretos de su armonía y belleza, velando como estos dos animales por la prosperidad de semejante tarea. Sin embargo, lo verde y florido no posee tanto misterio.

Existen plantas que ayudan a otras plantas a crecer y defenderse. Algunas especies facilitan mutuamente su desarrollo (lo que expertos llaman reacción sinergética) y contribuyen a combatir las plagas. Otras, por el contrario, debilitan a sus vecinas de cantero.

Lo cierto es que hay que diseñar el jardín con flores, árboles y arbustos compatibles. Nada de distribuir al azar rosales, crisantemos, helechos o cactus, lo ideal es tener en cuenta las plantas denominadas “acompañantes”.

Son especies que sirven al control ecológico del jardín ya que evitan el uso de herbicidas, mantiene alejadas las plagas, nutre de minerales la tierra y aromatiza el lugar. ¿Qué más se puede pedir? Bien, una gama de colores agradable.

Las rosas, por ejemplo, son amigas del ajo, del cebollino (pariente de la cebolla de verdeo), la lavanda, los tacos de reina, aliso, nepeta, geranios y caléndulas. La santonina prolijamente podada funciona de maravilla como acompañante del rosal ya que economiza agua y repele insectos.

Las aromáticas, al igual que cualquier hierba o especia, tienen efectos benéficos para el jardín. Ahuyentan parásitos, gorgojos y poseen buen aroma, como es el caso de la nicotina, tomillo, orégano, piretro y albahaca. Las plantas medicinales como la menta también son excelentes acompañantes.

Agricultura Ecológica. Producir tu propia huerta de manera agroecológica, a través de las plantas acompañantes, tendrá un beneficio doble: el control biológico y la diversidad de especies. Los agricultores han echado mano una y otra vez de las plantas acompañantes y de este fenómeno natural llamado “alelopatía”, esto es el daño o beneficio que puede resultar de la convivencia entre especies vegetales.

El tomate y el ajenjo predominan en plantaciones de verduras puesto que huelen mal para los insectos. La tomatera también es empleada de modo frecuente por ser fuente de sales minerales y vitaminas (en especial A y C).

El caso del eucalipto. Conocido por mata a todo ser vegetal cerca de él. Segrega una sustancia con un PH muy elevado.

Especies... y sus porqué

Borraja. Atrae polinizadores, es un buen abono en verde y contribuye al crecimiento de otras plantas (fitoestimulante).

Manzanilla. Sobrevive en terrenos secos, tiene efecto fungicida y  repelente de insecto.

Menta. Insecticida por naturaleza.

Caléndula. Especial para cuidar los cultivos de tomate. Funciona como fungicida y tiene cierto efecto nematicida (elimina gusanos).

Albahaca. Gran repelente de insectos, recomendable para sembrar entre cualquier cultivo.

Orégano. Favorece sobre todo los cultivos de vid. Expulsa plagas y atrae polinizadores.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo