Tu jardín

Multiplicación de plantas por acodo

El acodo es un método que permite reproducir una especie que se destaca por su bonita floración o follaje.

Las plantas flexibles y semi flexibles son aquellas a las que se les puede doblar sus ramas sin que se rompan, éste es un requisitos fundamental para realizar la multiplicación por acodo. Además de azaleas y cardenales, se le puede hacer a varios tipos de enredaderas como hiedras, clemátides y flor de la pluma. El acodo hay que realizarlo en invierno, agosto es un excelente mes para esta labor.

Elegir una rama de la planta que mida aproximadamente 20 ó 25 cms de largo. Debe ser lo suficientemente larga para que llegue holgadamente al suelo.

En el lugar donde llega la rama al suelo, hacer un hoyo con la pala pequeña de 8 a 10 cms de profundidad.

Echar en la ahoyadura una cucharada de superfosfato triple.

Doblar la rama hasta dejar una parte dentro del hoyo. Lo que debe quedar en la excavación es la zona central de la rama, por ningún motivo el extremo. Cubrir con bastante tierra de hoja, sin tapar el extremo de la rama.

Después de hacer el acodo, regar abundantemente en forma de lluvia para no desacomodar la rama. Durante todo el tiempo que dure el acodo no se puede descuidar el riego.

Después de aproximadamente 8 meses, es decir en el próximo otoño, la rama habrá enraizado. En ese momento cortar la rama y hacer el trasplante para tener una nueva planta.

Otra labor muy importante en el jardín es en los setos. Hay que preocuparse de cortar las flores de estos arbustos, porque aunque son parte de su desarrollo, lo van envejeciendo. La renovación se basa en dar podas fuertes, bastante drásticas, para que rebroten con fuerza y se regeneren.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo