?>
Tu cocina

Helados caseros y hacele frente al calor

¡Para lucirte! Los chicos disfrutarán a pleno estas recetas para hacer en casa. Tres formas de combinar gustos y salir de la rutina!

El clima nos dio un respiro, pero el extendido indica que en los próximos días volverán las temperaturas altas. Tu Día te acerca recetas de helados caseros, para que puedas hacerle frente al calor.

Helado de yogurt, chocolate y Brownie

Ingredientes
» 5 yogures naturales
» 5 cucharadas de cacao en polvo
» 140 g de azúcar
» 200 g de brownie

Preparación
En un bol, mezclás los yogures con el cacao y el azúcar. Colocá la preparación en la heladera junto con la mitad del brownie en trocitos.
Una vez listo, pasala a un recipiente adecuado, le añadís el resto del brownie y llevás al congelador. ¡Ya podés servirla en la mesa!

Helado de naranja

Ingredientes

» 4 naranjas
» 4 yemas de huevo
» ½ litro de leche entera
» 100 g de azúcar glass

Preparación

Con la ayuda de una batidora, revolvé las cuatro yemas de huevo. Agregá la leche caliente y el azúcar glass suavemente para que evites la formación los grumos.
Batí todo el preparado y dejalo enfriar unos minutos. Luego, reservalo en el congelador. Pasada media hora, sacá el preparado y remové con la cuchara batidora. Y de nuevo al congelador por media hora más.
Mientras la mezcla toma consistencia, pelá y partí las naranjas en daditos pequeños. Pasada la media hora, sacá la mezcla del congelador. Remové nuevamente y añadí los trozos de naranja para formar el helado.
Una vez más poné el helado en el congelador. Antes de servirlo, dejalo reposar unos minutos en el ambiente natural y listo!

Helado con un solo ingrediente

Ingredientes

(Calcular aproximadamente una banana mediana por persona)
» Entre 2 a 4 bananas, dependiendo de la madurez de la fruta y de su tamaño.

Preparación

Elegí las bananas que estén ligeramente maduras, algo blandas al tacto. Pelalas, desechando las fibras, y cortarlas en rodajas de uno o dos centímetros de grosor. Colocalas en una sola capa en un plato o fuente. Congelar durante un par de horas.
Colocá la banana directamente congelada en una trituradora o procesador de alimentos. Triturala en varias tandas, removiendo bien tras cada vez, hasta conseguir una textura homogénea y cremosa. Al principio, es difícil de triturar y adquiere una textura grumosa, pero pronto se convierte en un helado listo para servir.
Debe degustarse en el momento en que lo hayas preparado, aunque también podés servir las copas y guardarlas unos minutos en el congelador antes de llevar a la mesa.

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo