?>
Tu cocina

Cómo preparar el mejor café en casa

Es la bebida elegida para reuniones de todo tipo, y el compañero que despierta a los que madrugan o trabajan en la oficina. ¿Cómo disfrutarlo mejor?

 

Etiopía tiene una temperatura promedio de entre 22 y 27 grados durante el año. Una primavera cordobesa, casi.

Ese es el país de origen del café, la bebida que muchos toman cada mañana como un ritual de inicio o un empujoncito para despertar. Nace de una planta, el cafeto, africana en sus raíces, pero luego expandida por varios países del mundo, con Brasil a la cabeza, produciendo el 30 por ciento del mercado mundial.

“¿Tomamos un cafecito y lo hablamos?”, suele ser la frase que antecede a nuevos negocios, acuerdos, rupturas amorosas o una simple reunión. El argentino promedio consume 178 tazas de café al año. Muy lejos queda de los finlandeses que, en promedio toman 5 tazas diarias, alcanzando 12 kilos de café per cápita anuales.

Al contrario del vino y otras bebidas con tradición milenaria, el café es una bebida moderna, aseguró hace unos días el sommelier Maco Lucioni (en Twitter @macolucioni), que encabezó en Córdoba una cata de café expreso. “Se produce entre los trópicos, al revés que la industria vitivinícola”, explica.

Para Lucioni, un sommelier que se dedicó a difundir los sabores del café con la marca Nespresso, uno de los puntos fundamentales para obtener lo mejor de esta bebida es cuidar sus aromas, clave del disfrute para los sentidos.

“Hay que elaborar el café con un producto que sea de buena calidad, algo que no es fácil de conseguir, y ese café tiene que estar bien guardado. Porque una vez que se tuesta el grano empieza un proceso que se llama oxidación”, explica. “El café, al estar en contacto con el oxígeno va a empezar a perder cualidades y va a tener aromas y sabores a oxidación. Por eso tenemos que guardarlo en un lugar fresco, en un recipiente que lo preserve del contacto con oxígeno”.

Si bien los países productores de buenos cafés son aquellos más cálidos, los países que más lo consumen están al norte del planeta. Estados Unidos es el mayor comprador de café.

Otra división se da entre aquellos que prefieren la bebida en taza chica (40 centímetros cúbicos) o taza grande (80), y también los que prefieren sabores más suaves o más intensos. En nuestro país, ganan los cafés más ligeros, al igual que el agregado de leche para matizar su intensidad.

En esta parte del mundo también se toma mucho café torrado (el del frasco de vidrio) que guarda un producto soluble hecho con café y azúcar. También, de manera incipiente la moda del café frío. ¿A vos, cómo te gusta el café?

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo