?>
Tu casa

Cómo hacer para combatir la humedad

Tras los días de lluvia, aparece por todos lados. Tu Día te enseña cómo presentarle batalla con consejitos simples.

Siempre que llovió, paró. Los cordobeses sobrevivimos a días enteros de lluvia, sin respiro.

Pero lo que es bueno para unos, no siempre es lo mejor para otros. Es que después del aguacero, queda la maldita humedad que todo lo complica.

La casa, el auto, la ropa, las alacenas. Todo queda con esa sensación molesta que no se va por varios días. Tu Día averiguó cómo hacer para librar esta batalla y te da las “armas” para combatirla.

La casa. La falta de ventilación, debido a la continuidad de días de lluvia, no nos permite ventilar la casa. Eso provoca un exceso de humedad que acaba por condensar en paredes y ventanas, pudiendo provocar moho, corrosión y manchas.

Entonces, lo primero, apenas el sol esté de nuestro lado, hay que abrir todas las ventanas y puertas para airear la casa. Permití que el aire circule y que limpie y refresque cada espacio.

Si el moho nos ganó de mano, tendremos que limpiar con un paño húmedo con lejía las superficies afectadas.

La ropa. Si la lluvia te agarró en la mitad del lavado, trata de tender la ropa adentro. Si tras el aguacero sigue húmeda, sacarla al rayo del sol.

Si así y todo se llenó de olor a humedad, ponerla de nuevo en el lavarropas y en lugar del jabón en polvo, coloca una taza de vinagre de manzana, jugo de un limón y tres cucharadas de bicarbonato de sodio. Selecciona un lavado normal y deja que se limpie.

El auto. Circula con las ventanillas abiertas para ventilar el auto al máximo. Si el olor persiste, aplica algunos de los trucos caseros como el carbón abajo de los asientos o una taza con vinagre (dejarla actuar toda la noche).

Calzado. Si la lluvia arruinó tus zapatos, frotarlos con una mezcla de limón y leche en partes iguales. Si el olor a humedad persiste, déjalos toda una noche con un carbón vegetal adentro.

Cabello. La humedad también se la agarra con nuestro pelo. Si tras la lluvia el frizz continúa, ponente algunas gotitas de serum antifrizz o una buena crema enjuague que humecte bien el cabello.

¡A ganarle la batalla entonces a esa maldita humedad!

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo