?>
Tu auto

Los charcos son más peligrosos de lo que parecen

Al no saber la profundidad, por el agua que los tapa, podemos dañar el auto. ¡Cuidado!

Por poco profundos que te parezcan los charcos de agua, tu auto podría quedarse encallado en cualquiera de ellos por pérdida repentina de tracción. Si el agua penetra en el motor, directamente o por el caño de escape, la mecánica podría quedar inservible. Por eso, antes de cruzar el charco, aflojale primero al acelerador y pasa bien despacio por el pozo.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo