?>
Tu Día

Qué revelan los colores del aura

Radiaciones luminosas y mutables, como nubes de colores en continuo movimiento y de forma oval, que emanan de las emociones. Los matices de los colores más importantes.

En la naturaleza todo produce su propia aura. Cada ser vital (un individuo, un grupo de un centro espiritual, una planta, un animal, un planeta) posee este campo magnético que se irradia como los rayos del sol.

El aura está formado por el conjunto de siete cuerpos; es una emanación sutil y energética derivada de fuerzas etéricas, que además puede incluir vibraciones más sutiles de origen espiritual o divino.

"Cuando el aura es pura y está sintonizada con energías superiores, su radiación se transforma en un potente instrumento de servicio. Las agresiones dirigidas a este campo energético pueden determinar desequilibrios y enfermedades", explica Debora Colagreco, licenciada en lenguas y literaturas extranjeras modernas, autora del libro Los siete elementos y el hombre.

Y agrega: "Es necesario prestar atención a qué tipo de vibraciones se producen y también con qué tipo de vibración se entra en contacto, ya que de esto depende la armonía de los procesos energéticos".

Las primeras tres capas áuricas están asociadas a la energía del mundo físico y relacionadas con los tres chakras inferiores (posteriormente metabolizadas por ellos). La cuarta capa está relacionada al chakra del corazón, transformador de energía, y las tres superiores, con los tres chakras superiores (metabolizan las energías relacionadas con el mundo espiritual).

"Cada individuo crea su propia atmósfera magnética que revela de manera inequívoca el temperamento, la disposición y el propio estado de salud, que se manifiesta en colores que delinean determinados campos áuricos. En las personas sanas, los rayos vitales se expanden en la atmósfera áurica con un esplendor especial", cuenta la licenciada.

Y sigue: "En estados meditativos, presentan un aura muy amplia y colores mucho más vivos y brillantes. En las personas enfermas, los colores se opacan y se oscurecen. Incluso en casos de enfermedades graves, forman manchas oscuras y hasta negras, sobre todo en las zonas afectadas"

Instintivamente percibimos atracción o repulsión hacia una persona sin saber por qué; en realidad, advertimos armonía o desarmonía intrínsecas entre auras. "Es sorprendente cómo nuestro verdadero carácter se proyecta en el aura: el aura es lo que somos y no lo que parecemos o queremos ser", manifiesta.

Con un poco de práctica, cualquiera está en condiciones de observar el campo magnético de personas, animales, plantas u objetos. Identificá los matices de los colores más importantes.

Si estás navegando desde un móvil, mirá la imagen completa.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo