?>
Tu Día

Los mitos del macho argentino

Este estereotipo masculino que muchos hombres siguen tiene consecuencias en la vida sexual de pareja.

El que se las sabe todas, el que la juega de taquito, el que siempre está listo… el típico macho argentino. Este estereotipo que tantos hombres adoptaron como su personalidad tiene serias consecuencias en la vida sexual, provocando numerosos fracasos y frustraciones en la cama.


Hace ya muchos años las mujeres fueron las protagonistas de una revolución sexual permitida por innumerables cambios sociales, culturales y tecnológicos que las hizo aprender y transformarse, poco a poco, en dueñas de su sexualidad. Del otro lado de la moneda, los hombres siguen reflejando un arquetipo que poco tienen que ver con la realidad. El doctor Fabián Gómez, urólogo del Boston Medical Group, resume los tres mitos del macho argentino que devienen en inconvenientes para tener una vida sexual plena.

Vení, sentate, te voy a contar. Cualquier hombre que se precie de tal debe saberlo todo sobre el sexo, teórico y práctico, su masculinidad depende de ello. Lo aprendió a través de sus innumerables y extraordinarias experiencias.


Este falso mito provoca que el hombre tenga innumerables dudas sobre su sexualidad así como también sobre la forma en que la mujer la enfrenta y disfruta, pero nunca pueda consultarlas. Esta falta de información deriva en numerosos problemas sexuales para el macho y para la pareja.

¿Importa o no importa? El tamaño. Uno de los temas predilectos por los hombres y una obsesión que les llega a generar importantes bloqueos por creer que no dan con la talla.


Al respecto, los machos argentinos deberían tener en cuenta que los principales responsables del placer sexual femenino durante la relación sexual se encuentran en los primeros cuatro centímetros de la entrada de la vagina, por lo que el tamaño del pene sería casi irrelevante para que ella pueda alcanzar la satisfacción. Aún más, el espacio de la vagina se modifica según el tamaño del pene.


Por último, el doctor Gómez destaca que “el tamaño promedio del pene en erección está entre 12 y 16 centímetros; el pene de 22 centímetros o más solo es frecuente en algunas películas pornográficas”.

Eso también es ficción. El sueño del pibe: llegar a representar las escenas que motivan la fantasía en las películas porno. Esto es uno de los mitos del macho argentino que más perjudican su vida sexual. Por un lado, es de público conocimiento que es una ficción que está editada, es decir, que aunque se muestren como una situación continuada el tiempo no es real.


Por otra parte, esto se relaciona con la primera cuestión planteada, ya que los hombres buscan respuesta a sus interrogantes sexuales en películas que poco se relacionan con la vida sexual de dos personas reales.

Temas
Sumate a la conversación
Seguí leyendo