?>
Tu Día

Fabrican ropa con fibra de bambú, atérmica y antibacterial

Una marca de ropa fabrica prendas con fibras naturales de bambú, un material que llegó para revolucionar la industria de la moda. No absorben la humedad, filtran los rayos UV y son antibacteriales. Cómo se hacen y por qué es un producto ecoamigable.

La onda ecológica se lleva puesta. Es que la ropa también se sube a la pasarela verde, con prendas sustentables y amigables con el medio ambiente. Ser ecofriendly es el último grito de la moda y la tendencia está ganando cada vez más modelos.

Frente a esa demanda, algunas marcas y diseñadores fabrican prendas con materiales orgánicos, ecológicos, respetuosos con el planeta y sanos para las personas. Como Möve Bamboo, que hace con la fibra natural de bambú remeras, calzas y hasta ropa interior.

De esa estilizada y resistente gramínea, capaz de tocar el cielo con sus tallos leñosos, se extraen sus filamentos, que luego se convierten en hilos que son tejidos y teñidos para confeccionar prendas. De Japón a Argentina, sin escala, este material futurista pisa fuerte en la pasarela de la ecomoda.

Cómo es, entonces, que de la tierra pueda nacer ropa. No es que se plante la tela y de allí broten remeras, pantalones, calzoncillos y medias. Ni en el futuro más lejano se puede imaginar un árbol que de prendas de frutos. Pero tampoco es tan difícil de recrear.

“En textil, hay una propuesta demasiado grande. Y el algodón está muy trillado. Yo buscaba materiales inteligentes, y me encontré con el bambú”. Así explica a Tu Día Ángel Ferrari, creador y director de Möve Bamboo, cómo se puede crear un elemento maleable a partir de uno sólido.

Desde hace cuatro años, este emprendedor se dedica a fabricar remeras (manga larga y corta), short, boxer, slip y calzoncillos largos para hombres. También confecciona calzas, musculosas y chombas para mujeres. Todo 100 % con fibra natural de bamboo. Exporta desde Japón y aquí culmina el proceso de ese filamento para que termine en una prenda con muchos beneficios para los usuarios y el medio ambiente.

“El bamboo absorbe 200 veces más agua que el algodón y rechaza el 94 % de la radiación UV. No hay ninguna fibra, ni las creadas artificialmente, que retenga ese porcentaje de rayos solares. Es antimicótico, hipoalergénico y antibacteriano y la propiedad de micronización (absorber la transpiración) es innata de la planta”, enumera Ángel.

Con una textura sedosa, casi aterciopelada, estas prendas visten a la moda. Proponen colores terrosos y en la gama de los verdes. Algunos modelos son lisos y otros llevan un novedoso estampado llamado tacto cero. Su precio no es superior a un producto similar confeccionado en otro material y vienen en todos los talles.

Gustavo, el encargado de Jean Pierre (local exclusivo para hombres que vende las remeras de bambú), cuenta que los clientes aún no conocen mucho el producto, pero asegura que el que lo lleva, vuelve. “Es novedoso y muy atractivo para la venta. Y tiene muchos beneficios para el ecosistema, y la verdad que la gente se está inclinando por eso”, agrega el vendedor.

Para Ángel, pionero en Argentina en la utilización del bambú en la industria textil, este material será, en no mucho tiempo, el sucesor del algodón. “Esta alternativa natural presenta numerosas ventajas con respecto a las prendas realizadas con otros materiales. Es atérmica (conversa el calor en invierno y la frescura en verano) y tiene una resistencia al desgarro superior a cualquier otra tela y dura mucho más”, afirma.

En esta línea de producir fibras naturales, Argentina tiene una buena oferta. Incluso el Inti (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) trabaja hace tiempo en la elaboración de materiales orgánicos amigables con la ecología.

Bambú, la planta milagro

  •  Es originario de la India.
  •  Existen más de 1.300 especies.
  •  Es el árbol de más rápido crecimiento en el mundo.
  •  Su producción es permanente porque no necesita replantarse después del corte.
  •  Algunos ejemplares alcanzan los 30 metros de alto a los dos meses de su nacimiento.
  •  Su corteza tiene un alto contenido de silicio.
  •  Es tan resistente que, en Oriente, se utilizó para hacer puentes.
  •  Los occidentales también construyen viviendas (puertas, suelo, cañerías, techo, aislamiento).
  •  Cada vez tiene más aplicaciones: muebles, resinas, carbón vegetal, papel, fibras textiles, cestos.
  •  También se utiliza para la cosmética y la gastronomía.

Propuesta novedosa

Estos productos se consiguen en Córdoba y todo el país. Una remera de bambú cuesta igual que una de otro material.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo