?>
Tu Día

Corpiños: cuál es el modo correcto de usarlos

Un manual para que todas las mujeres sepan como colocarse, de manera adecuada, el sostén. Guía completa de consejos; fácil de poner en práctica.

Aunque parezca mentira, muchas mujeres desaprovechan las bondades que puede ofrecer un buen corpiño por no saber colocárselo del modo adecuado. Para no morir en el intento ni desaprovechar esta prenda, Maru Arabéhèty, creadora de Elle Van Tok, comparte una guía completa y fácil de poner en práctica. "Lo primero que debemos hacer es pasar los brazos por los breteles y acomodar éstos sobre los hombros. Luego, pasamos a abrochar el sostén, y en este punto es donde debemos prestar especial atención", dice la especialista.

Prendedura. La mayoría de los sostenes tienen dos o tres broches atrás. Cuando comprás el corpiño, lo ideal es que te quede bien en el gancho más flojo, para poder ir ajustando a medida que se estira el elástico. Elegir estos detalles es posible cuando se tienen corpiños con talles distintos para taza y elástico. También hay broches delanteros, que son de una única opción".

Muchas mujeres se colocan el corpiño ya abrochado. Antes que esto, es recomendable ponerlo al revés (con la parte posterior hacia adelante), abrocharlo y luego girarlo. Hay que tener cuidado de no dañar los aros.

Breteles. Deben quedar bien sobre los hombros y no estar demasiado apretados o flojos. Si sucede lo primero sentirás presión y los tirantes se marcarán en tu piel, pero si sucede lo contrario se pueden caer. Para lograr la tensión justa se utiliza la hebilla que permite correr la tira. Una vez que encuentres el largo adecuado, hay que chequear que sean iguales en los dos tirantes.

Tazas. Para acomodar tus senos en las tazas hay un movimiento especial: agachate hacia adelante y acomodate. Luego, revisá que no quede nada de piel adicional fuera de la taza en los costados. Chequeá que el aro quede bien acomodado debajo del seno. Si al acomodarte el tejido mamario superior se junta, significa que la copa es muy pequeña, deberías probar un talle más.

 

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo