?>
Tu Día

Cómo prevenir la otitis

La otitis no es un sólo un “amor” de verano. El frío, el viento, la humedad y las bajas temperaturas también atentan contra la salud auditiva. Recomendaciones útiles para cuidar los oídos.

Cuando muchos señalan al verano como el principal culpable de la otitis, el invierno se escabulle de entre los dedos acusadores sin sentencia previa. Si bien la pileta y los natatorios son el principal motivo de consulta en las guardias pediátricas durante los meses de calor, también durante la época invernal se producen las enfermedades del oído. Y con más frecuencia.

Los chicos y las personas mayores son los más propensos a padecer estos problemas, debido a que su sistema inmunológico es más frágil. El origen suele estar en las infecciones virales que tienen lugar con el frío y las bajas temperaturas. Durante el invierno, las personas padecen catarros, bronquitis, faringitis o gripe, todas afecciones que pueden incidir directamente en la salud auditiva.

“En esta época del año, una de las enfermedades más comunes es la otitis. Y puede ser del oído externo y del oído medio”, confirmó Fernando Diamante, otólogo y médico asesor del centro auditivo Gaes.

La otitis del oído medio es la inflamación del mucoperiostio, el tejido que recubre el hueso de las cavidades de esta zona del oído. Es la más común en la época invernal y el origen más frecuente son los cuadros rinosinusales. Al respecto, Diamante aseguró que la mejor forma de prevenir este tipo de afección es cuidar las vías aéreas altas del frío.

Ante la presencia de dolor de oído o pérdida de audición, el especialista recomendó acudir de inmediato al médico. En los más pequeños, sobre todo los que todavía no hablan, el dolor lo manifiestan a través del llanto o la irritabilidad. Los niños con otitis se llevan la mano al oído afectado.

Las otitis son enfermedades que deben ser tratadas por un profesional. Si se prescriben antibióticos para su tratamiento, debe hacerlo un profesional. Además, es mejor hacer un seguimiento de la evolución del paciente, ya que algunas otitis pueden derivar en otras cosas, como pérdida de audición.

Cómo prevenir los trastornos auditivos

» Mantené los oídos protegidos con orejeras o gorros de lana.
» Si notás inflamación por las bajas temperaturas, aplicá una bolsa de agua caliente de forma externa sobre los oídos para reducir la inflamación.
» Optá por una alimentación que fortalezca los oídos. Una dieta rica en vitamina B-12: leche, huevos, hígado, carnes rojas.
» Mantené una buena higiene.
» Nunca introduzcas hisopos u otros objetos en los oídos.
» Después de haber pasado una otitis o cualquier tipo de infección del oído, hacé una revisión auditiva para comprobar si pudo haber afectado a la audición.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo