?>
Tu Día

Cómo controlar los nervios previos a los exámenes

El miedo, la ansiedad y el estrés suelen apoderarse de los alumnos cuando tienen que enfrentarse a un examen. ¿Cómo manejarlo?.

Febrero es un mes de exámenes. Los alumnos se preparan para rendir en todos los niveles, ya sea primario, secundario o universitario. Un factor que aparece por estos tiempos es el pánico, previo a demostrar los conocimientos. Tu Día habló con la licenciada en psicopedagogía Ana Laura Ferreyra, para que nos cuente sobre este fenómeno.

Son tres las emociones que se apoderan de algunos estudiantes cuando tienen que rendir: el miedo, la ansiedad y el estrés. La especialista consultada por este medio explicó que existen tres subsistemas fundamentales en los seres humanos: los pensamientos, las emociones y la conducta. El primero de ellos es el que condiciona el desempeño del alumno. Los pensamientos de inseguridad son los causantes de que aparezcan los nervios y los miedos, y que finalmente el resultado ante cada exámen, sea el fracaso. Al ser los sentimientos del estudiante los que terminan por apoderarse de su conducta, es difícil trabajar la problemática porque no existe medicación que trate casos de este tipo.

No son las situaciones (rendir un examen, por ejemplo) las que despiertan el nerviosismo en los individuos, sino las interpretaciones que ellos hacen de esas situaciones. “Me pone nerviosa la profe”, “Es mucho el material”, “No puedo hacer eso”, son todas expresiones que no son más que interpretaciones que terminan por bloquear a los alumnos, inclusive antes de que comiencen con los preparativos para rendir.

¿Qué hacer frente a estas situaciones?

  • Como primera medida, la especialista afirma que el alumno debe empezar a modificar lo que él piensa de sí mismo. Debe aprender a interpretar estas situaciones de un modo diferente, en donde la confianza en sus propias capacidades sea lo primordial.
  • Aprender a plantearse objetivos, y que los mismos sean promovidos por motus propio de los estudiantes, es un gran paso. Muchas veces sucede que son los familiares quienes fijan los objetivos, y son las sobreexigencias y las expectativas desmedidas del entorno las que generan una presión en el niño o joven que termina convirtiéndose en nervios, inseguridades y miedos.
  • Otro punto fundamental, es dejar de librar los resultados a la “suerte”. Con suerte no se puede aprobar un examen. No hay fórmulas mágicas en este tema, sólo depende de que el involucrado quiera cambiar y superar esas situaciones que bloquean su progreso.

Una demanda que crece

La licenciada en psicopedagogía asegura que en los últimos tiempos han crecido las consultas sobre cómo superar los miedos e inseguridades frente a un examen. Ella considera que tal vez este fenómeno se deba a que en esta última generación, se están generando jóvenes más inseguros y menos responsables. Ferreyra considera que ello puede adjudicarse a las rutinas que los adultos llevan, en las que pasan la mayor cantidad del día ocupados y dejan muy poco tiempo para conectarse con sus hijos. Su mayor preocupación como profesional, se centra en ver cómo los más pequeños sufren esta problemática. Niños de primaria acuden a sus técnicas para superar el miedo que les genera rendir una simple prueba de rutina durante el ciclo lectivo. Respecto a este último punto, la especialista considera que muchas veces es el entorno el causante de los problemas del niño. La exigencia desmedida de los padres y la constante comparación con otros pares que realizan todo el tiempo, terminan por generar inseguridades en sus hijos.

Como solución, organizarse

La licenciada Ferreyra sostiene que la organización es un factor clave en el buen desempeño del individuo a la hora de rendir un examen. Se deben establecer horarios y armar una rutina en la que sea el estudiante quien pacte los tiempos de estudio y de recreación. Esto permitirá que se generen hábitos en la vida del alumno que favorecerán ampliamente su trabajo.

Estar organizados para estudiar, ayudará a que terminen de revisar el material a rendir con tiempo, lo que a su vez les generará una mayor seguridad a la hora de demostrar los conocimientos adquiridos. Y lo más importante: cultivarán la responsabilidad.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo