?>
Tu Día

Comer sano y rico: se puede y en pleno centro cordobés

¿Se puede comer saludablemente, sin que sea aburrido y poco sabroso? Fuimos a buscar la respuesta a un restaurante vegetariano. Mirá lo que descubrimos.

Mientras los científicos siguen comprobando que las dietas vegetarianas reducen las tasas de mortalidad y previenen varias enfermedades, mucha gente insiste en que este tipo de alimentación es limitada, poco sabrosa y que no aporta todos los nutrientes necesarios.

Entre los dos extremos, decidimos salir a la calle y ponerle el estómago a esta realidad. Tu Día fue a un restaurante vegetariano para saber dónde había que pararse. ¿Qué pasó? Salimos con el corazón contento, y la panza llena. O al revés.

En el medio de una selva de cemento, hierros, autos y edificios, encontramos un oasis. En la esquina de Humberto Primo y Urquiza, los colores verde manzana y naranja radiante nos atrajeron como mosquito a la luz. Entonces, optamos por entrar ahí. Ese sólo paso que hizo falta para ingresar al local funcionó de cortina divisoria entre dos mundos paralelos: la eufórica y ensordecedora ciudad y un paraíso de armonía y bienestar.

Entramos a Be Prana, un restaurante que desde su concepto invita a “alimentar la vitalidad”. Nos encontramos con una variedad de colores y aromas que seducían a quedarse. En los parlantes, música devocional, que prácticamente te obligaba a sentarte y bajar un cambio. Nada de celulares y varias bicicletas estacionadas en la vereda.

¿Otro mundo? Una pausa. A esa conclusión llegamos después de hablar largo y tendido con Roberto Gutiérrez, dueño y mentor de este concepto de restaurante sano, natural y rico. “Nuestra propuesta es que la gente vuelva a respetar los momentos de la comida, retomar el contacto con la comida para conectarse con lo que es, el ser en estado puro”, nos contó Roberto.

Be Prana ofrece cinco platos diferentes todos los días. Todo se hace en el día y para el día. El chef es vegetariano y elabora las opciones según su estado de ánimo y energía. Hay propuestas vegetarianas y veganas y en todas está presente el seitán, que es el sustituto vegetal de la carne. También hay opciones dulces, jugos naturales y criollitos saludables.

Hace poco más de un año que están en pleno centro cordobés y Roberto reconoció que hay mucha más gente de la que esperaba que consume esta comida. “Además, el 40% de nuestra clientela se renueva. A la gente le interesa sentirse bien, vivir mejor. Acá, ofrecemos esa opción”, subrayó.

Para no irnos sin lo que habíamos ido a buscar, le preguntamos al responsable de este restaurante vegetariano cómo hacían para ofrecer una propuesta saludable y rica a la vez. “Creatividad, innovación y acercar nuestras recetas lo más que se pueda a las tradicionales. No ir contra la corriente”, enfatizó Roberto. A tal punto que ya están preparando el choripán sin carne y la parrillada vegetariana con cortes de “carne vegetal”. Claro que vamos a volver.

Dónde

» Be Prana está en Humberto Primo y Urquiza.

» En Deán Funes 743 funciona la sucursal que incluye delivery para los viernes y sábados a la noche.

» Un menú saludable y rico ronda los $53 pesos.

» Se pueden comprar alfajores, criollos y más opciones dulces.

» Se puede comprar para llevar. Hay opciones para el mate y los menúes.

Comer sin carne

» Dentro del reino vegetal, las legumbres son las que mayor cantidad de proteínas aportan: entre un 20% y un 40%. A excepción de la soja y del maní, el resto contiene pocas grasas. Son también una gran fuente de fibras.
» Los cereales integrales (sin refinar) son ricos en fibra, por lo que agilizan el tránsito intestinal y permiten eliminar más rápidamente las toxinas. Además, contienen entre 8% y 12% de proteínas.
» Las semillas, en general, son una gran fuente de energía porque contienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, así como hidratos de carbono, vitaminas del complejo B y minerales.
Las diferencias
Vegetarianos: no consumen carne. Esta conducta tiene que ver específicamente con la alimentación.
Veganos: no consumen carne ni ningún alimento que provenga de animales. Se vincula más con un estilo de vida.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo