?>
Tu Día

En barrio Güemes un taller de motos sólo se dedica a restaurar y arreglar Vespas

En barrio Güemes funciona un particular hospital que atiende solamente a pacientes muy exclusivos. Vení, entrá y descubrí este lugar dedicado a un icono italiano.

Mirá la galería de fotos y date una vueltita por este particular "hospital de Vespas"

Cachas de varios colores y tamaños cuelgan de un alambre que atraviesa el galpón de punta a punta. Una moto de cada color y modelo, algunas desarmadas por completo, alineadas sobre uno de los costados. Al fondo, un cementerio de fierros, motores y piezas. Un estrecho pasillo que divide las herramientas y máquinas de las futuras obras de arte y que hace las veces de pasarela de los modelos terminados.

Así es Bella Vespa, un taller de motos que sólo se dedica a restaurar y arreglar Vespas. Con una trayectoria de 35 años en Córdoba, Oscar González y sus tres hijos se dedican a operar a la motocicleta icónica del diseño italiano. También, aunque en menor medida, se encargan de las siambrettas y lambrettas.

Cual cirujanos, esta familia de doctores Vespa recibe las motos en el estado que estén y funcionen o no. Después, herramientas en mano, comienza con la intervención. Las desarman por completo y, una vez en la mesa de operaciones, comienza un largo camino que puede durar entre seis meses y un año. Algunas piezas pasan por el arenado y otras van al cromado, se arregla lo que está roto, se consiguen las piezas faltantes legítimas o se restauran o arreglan algunas viejas, se pone el motor a punto, se pinta por completo y se ensambla todo.

A barrio Güemes llegan clientes de todos lados, del interior cordobeses y de otras provincias también. Es que ahí, la moto más emblemática de la península itálica entra como está y sale 100% original. "Ese es nuestro objetivo. A lo sumo, puede llegar a salir un 99% legítima. Pero hacemos todo lo posible para que quede perfecta y como salida de fábrica", explicó a Tu Día Miguel González, uno de los hijos de Oscar.

La moto Vespa, fabricada por la compañía italiana Piaggio, es una de las más famosas en todo el mundo y con presencia en todos los países. Desde su lanzamiento, en 1946, se vendieron más de 16 millones de unidades a lo largo de todo el planeta. Es considerada como un símbolo del diseño italiano y los González hace más de tres décadas que se dedican a mantenerlas vivas.

Contrariamente a lo que puede pensarse, por ser un modelo viejo que dejó de fabricarse en 1987, son muchos los cordobeses que tienen y buscan conservar en buen estado una Vespa. "También tenemos clientes jóvenes. Aunque ellos piden cambiar el color original de la motocicleta por algunos más chillones o una combinación que salga de lo común. Pero el motor no lo tocan", detalló Miguel.
El color original de fábrica de la Vespa es el celeste. Piaggio también sacó al mercado algunos modelos en blanco, blanco tiza, verde claro, verde oscuro y rojo.

El primer modelo, el que se fabricó hasta fines de los ‘80, tenía una cilindrada de 98 cc, motor de dos tiempos y tres velocidades. Actualmente, se fabrica una nueva serie con motor de 4 tiempos y transmisión automática.

Mi vida por la Vespa. Esta particular familia de doctores de Vespa no sólo se dedica a restaurar motos, también las coleccionan y llevan su pasión a cada encuentro o exposición que se realice. Y hasta se dan el lujo de ganar premios. En 2004, por intermedio de un cliente que estaba afiliado a un encuentro internacional de Vespas, ganaron el premio a la moto mejor restaurada. Y en 2010, se alzaron con otro galardón en Chile, a la moto más antigua que más kilómetros recorrió y la primera en llegar. Ahora van por más y apuntan a tener su propia colección. "Tenemos varias, y las usamos para andar. Hasta mi hija tiene una", agregó orgullo Miguel.

Es una avispa. Según cuenta la leyenda, el origen del nombre Vespa nació de una expresión de Enrico Piaggio quien, al ver su forma estrecha y escuchar su motor, dijo: "¡parece una avispa!". Vespa significa avispa en italiano.

Bella Vespa
El taller está en barrio Güemes, sobre la calle Fructuoso Rivera al 444, casi esquina Cañada.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo