?>
Tu cocina

Truco para saber si el huevo es fresco

Antes de arruinar toda una comida, chequeá si el huevo que estás por usar es fresco o está podrido antes de cascarlo. 

Metélo en un vaso con agua. El huevo tiene en su interior una cámara de aire que es más grande cuanto más tiempo ha pasado desde su puesta.

Por eso, si al meterlo en el agua se va al fondo del vaso, es que es muy fresco. Si flota, desechalo. 

Lo ideal es siempre cascar el huevo en un recipiente aparte, uno por uno. Ahí podés aprovechar y ver si la yema está perfectamente dura, con los bordes bien definidos, abultada (no plana) y de color anaranjado fuerte. Eso es una buena señal.

Si además la clara es compacta, parece gelatina con bordes muy definidos, también es buena señal. Si todo esto se cumple, el huevo es muy fresco o fresco.

El huevo podrido se reconoce también por su marcado mal olor característico. El huevo fresco normalmente no tiene olor.

Cómo limpiar cazos de vidrio refractario

Se echa bicarbonato en el fondo, se cubre con agua caliente y se deja durante 10 minutos. Luego, se lavan de forma normal.

Para manchas resistentes, se frota con un paño húmedo y bicarbonato o con un estropajo de acero fino seco y sal.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo