?>
Tu cocina

Recetas para comer legumbres en verano

Las legumbres son un alimento que está al alcance de todos durante todo el año. Cómo incorporarlas a un menú fresco de verano. Tomá nota de estas recetas.

"No estamos demasiado acostumbrados a las legumbres en este hermoso país. Vaya a saber por qué los abuelos inmigrantes, que tan arraigadas las tenían a su dieta, las fueron sacando de sus hábitos. Tal vez recuerdos amargos de una infancia de privaciones, o de la guerra, o de los motivos por los que vinieron buscando un destino más amable, un futuro prometedor". Las palabras de Andrea Jatar, creadora de Viandas de la Olla, son casi una confesión, pero también una invitación a torcer el destino de estos granos.

Las legumbres han sido desde tiempos inmemoriales un alimento al alcance de todos durante todo el año. Si bien, pueden disfrutarse tiernas y frescas, también pueden conseguirse secas en las dietéticas durante todo el año.

"El tabú de la cocción pudo haber sido un factor determinante a la hora de evitarlas. Hay algunas que tienen mala fama por producir flatulencia, pero no son la mayoría. Pero sí todas, todas, todas, si no están frescas, requieren tiempo de remojo y paciencia en la cocción", aclara Jatar.

Tanto en el viejo mundo, como en las costumbres árabes, indias, africanas o bien, en las regiones latinoamericanas, donde el clima es propicio para el cultivo de estas plantas, todos tienen sus recetas con legumbres.

"Es importante que las pruebes, que las disfrutes y que cuides tu salud, porque ellas son una fuente inagotable de vitaminas, minerales y proteínas vegetales. Y hay tantas, pero tantas preparaciones que pueden comerse en cualquier día con cualquier clima. Dan para un guiso super caliente como para una ensalada en un día demasiado caluroso. Sólo es cuestión de tenerlas presentes", explica la especialista.

Y agrega: "Amamos su versatilidad, la posibilidad de combinarlas con todo tipo de carnes, con todo tipo de vegetales, solas o especiadas o con aromáticas. ¡Da para todo!".

Fassoulia bi-silk

Ingredientes:

  • 225 gramos de porotos negros, remojados al menos seis horas. O los que te gusten: alubias, de manteca, peruanos, rojos, aduki
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 4 hojas de menta picada
  • 450 gramos de remolacha blanca, dorada o morada
  • Sal, pimienta blanca y pimienta negra

Preparación:

Cociná los porotos durante no menos de dos horas en una olla donde el agua de cocción se mantenga siempre dos centímetros por encima de la legumbre. Si el agua baja, agregá más hirviendo. Cuando están tiernos como una manteca derretida, ya están cocidos. Salteá la la cebolla y el ajo hasta que estén dorados. Condimentá con la menta y agregá la remolacha, cocinando hasta que ablande a fuego bien bajo. Podés agregar unas gotas de jugo de limón. Juntá ambas preparaciones y dejá reposar. Serví. Podés decorar con trocitos de pan y queso blanco.

Hamburguesa de lentejas

Ingredientes:

  • 1 taza de lentejas cocidas
  • 1 huevo
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • Cilantro
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva

Preparación:

Separá la mitad de las lentejas y triturá. Añadí la mezcla al resto de las lentejas sin triturar. Añadí las verduras picaditas y el huevo. Mezclá todos los ingredientes, da forma a las hamburguesas y freí por ambos lados en aceite de oliva.

Ensalada de lentejas con vinagreta de mostaza

Ingredientes para la ensalada:

  • 200 g de lentejas cocidas
  • 1 palta
  • 1 tomate
  • 1 zanahoria
  • 1/2 Cebolla
  • 1/2 calabacín

Ingredientes para la vinagreta de mostaza:

  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Mostaza de Dijon
  • Limón, sal y azúcar

Pelá y cortá la palta, el tomate, la cebolla y el calabacín y rallá la zanahoria. Poné los ingredientes de la vinagreta en un bol y batí hasta que estén todos integrados. Mezclá las lentejas con las verduras, añadí vinagreta al gusto y remové.

Ensalada de falafel

Ingredientes:

  • 20 unidades pequeñas de falafel
  • Lechugas variadas y hojas verdes
  • 2 tomates
  • 1 palta
  • 1 cebolla
  • Salsa de yogur
  • Cilantro

Preparación:

Cortá la cebolla en juliana, los tomates y la palta en rodajas. Mezclá todo con el cilantro y a último momento el falafel con la salsa de yogur. Podés espolvorear con sésamo y acompañar con pan pita.

Para preparar el falafel vas a necesitar: 250 gramos de garbanzos secos, una cebolla morada, dos dientes de ajo, cilantro y perejil fresco; comino molido, canela en polvo, pimienta negra recién molida, pimentón picante, levadura en polvo, harina de garbanzos, sal y aceite para freír.

Poné los garbanzos en remojo unas 24 horas. Cuando estén tiernos escurrí y retirá la piel. Añadí la cebolla, los ajos y volvé a triturar. Añadí el resto de ingredientes, mezclá bien y dejá reposar en heladera, una hora o dos. Dale forma y rebozá con harina de garbanzos. Freí en abundante aceite hasta que esté dorado y crujiente.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo