?>
Tu casa

Mosaiquismo: una tendencia convertida en terapia

El mosaiquismo es una tendencia que se mantiene vigente en Córdoba. Una técnica que se convierte en terapia y permite crear a cualquier edad.

El taller de Lili es un espacio que te permite abstraerte de la realidad y crear. Es como abrir la puerta para ir a jugar. Sí, de eso se trata. Jugar y animarnos a ser artistas por unas horitas. Es subyugarse a un mundo en pequeños trocitos de colores e imagino que muchos de los talleres en los que se enseña la técnica del mosaiquismo deben provocar el mismo efecto.

La técnica, en la que se reciclan tazas, cerámicos, vidrios y espejos, es una tendencia que se mantiene vigente; pero que además, puede ser una buena instancia terapéutica para aquellas personas que transitan estados depresivos,  tienen problemas de salud o simplemente, ganas de encontrar una actividad que represente un cable a tierra.

"A mí me gusta decir que el mosaiquismo es dar segundas oportunidades a cosas que vas a tirar. Estamos en una etapa de cuidado del planeta en el que damos importancia a todo lo que tiramos y pensamos de qué manera reutilizar lo que desechamos. Claro que también hay unas venecitas hermosas, tornasoladas, que podemos comprar", dice a Tu Día Liliana Abbruzzese, docente del taller Mosaiquismo Arte y Diseño.

La técnica del mosaiquismo es una tendencia que se impone.

Cualquier persona puede incursionar en esta técnica. Incluso quienes como yo, pensaban que sus manos no estaban preparadas para esto. Frecuentemente, Liliana viaja a Rafaela, en la provincia de Santa Fe, a dictar clases. Allí ya va por el cuarto mural realizado en geriátricos. Todos con la colaboración "artística" de los adultos mayores que viven en esos centros. "Yo hago el mural y dentro de ellos, incorporamos el trabajo de los abuelos. Ya hice tres, en mayo tengo que ir a hacer el cuarto. Los abuelos hacen mandalas y después los coloco en el mural", explica la profe.

Y agrega: "En el primero hice un árbol y la copa fue realizada con los mandalas de los abuelos. En el segundo hice la mitad de un mandala, que contiene a mandalas más pequeños. El tercero es abstracto, con el nombre del lugar hecho con los mandalas de los abuelos. Es una experiencia maravillosa que gente con dificultades motrices o enfermedades seniles pudierna hacerlo. Ellos salen al patio y se sienten orgullosos de ver el fruto de su trabajo".

Abbruzzese también trabajó con niños y afirma que, para darle rienda suelta a la creatividad, no hay edad. Claro que, en el caso del mosaiquismo, siempre lo hace teniendo las precauciones necesarias. "Con gente mayor o niños trato de que no corten piezas, ya se las doy cortadas o le hago que trabajen con gemas", cuenta.

Es cierto. Uno se compenetra de tal manera que lo único que piensa es en cómo cortar las piezas, los colores, cómo pegarlas. Tu cabeza se mete en esa tarea y no hay lugar para más. En Mosaiquismo Arte y Diseño se dictan talleres mensuales (un día, tres o cuatro horas), pero además hay clases semanales. "Lo bueno de los talleres mensuales es que la gente que tiene poco tiempo viene una vez al mes, aprende una técnica y se lleva el trabajo terminado.En las clases semanales, el ritmo de trabajo te permite despegarte de la obra y volver a trabajar. Tu cabeza se queda pensando cómo resolverlo", cierra Lili.

Actividad en casa

Si ya aprendiste la técnica y querés dar rienda suelta al trabajo en casa no necesitás más que dos herramientas. Una pinza de dos ruedas para corte y un corta vidrio. Si realmente te gusta la actividad, tenés otras pinzas que podés ir añadiendo.

Para pegar depende de la base, si trabajas en Fibrofacil, se puede utilizar cola de carpintero; en cambio, si necesitás adherir a la pared o en chapa, se usa el pegamento universal.

Más info. Para conocer más sobre las actividades o interiorizarte sobre los talleres ingresá en Facebook.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo