?>
Tu casa

Los nueve usos de las bolsitas de té ya utilizadas

Te contamos cómo podés aprovechar las bolsitas de té ya usadas. Apuntá cuáles son sus beneficios.

¿Desayunaste o te tomaste el tecito de las buenas noches? Entonces, no tirés los saquitos ya utilizados porque podés reusarlos. ¡Mirá como!. 

1. Para evitar la formación de hongos. Los ponés en un recipiente con agua y esperas a que se tiña con los restos de té. Las usás para regar y no aparecerán hongos en las plantas. 

2. Como fertilizante. Vaciá el contenido de los saquitos y repartí en el lugar que hay cultivos o plantas. Además de ser un buen fertilizante para la tierra, sirve para ahuyentar roedores.

3. Compost casero. Es un ingrediente que puede ir en un compost orgánico casero que aporta materia orgánica al suelo.

4. Para alejar insectos y roedores. En este caso, poné los saquitos de té en placards, roperos, la cocina o cualquier lugar en el que haya riesgos de que aparezcan ratones o insectos. El olor del té los ahuyenta y si le agregás aceite esencial de menta, el resultado es más efectivo.

5. Limpia alfombras. Dejá secar la bolsita hasta que ya no gotee, lo abrís y desparramás el contenido sobre la alfombra. Una vez que se seque, aspirás o barrés.

6. Limpia vidrios y cristales. Dejás los saquitos en agua. Una vez que se mezcló bien, rociás las ventanas, copas o espejos y secás utilizando un paño que no deje pelusas.

7. Para darle brillo a la madera. Desparramá el contenido de los saquitos sobre la superficie de madera a la que quieras darle brillo y frotá con un paño seco. También lo podés usar para pulir pisos y muebles. 

8. Como desengrasante. Mezclá con agua caliente y aplicá a las vajillas para sacar la grasa. También sirve para purificar desagües.

9. Quita el olor de las manos. Es típico que cuando pelamos ajo o cortamos cebolla las manos quedan con mal olor. Si las frotás con una bolsa de té usada el olor se irá.

Antes de poner en práctica cualquiera de estos usos, recordá que tenés que guardar en la heladera las bolsas de té que vayas a usar para conservarlas en buen estado. Antes de usarlas, aseguráte que no huelan mal.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo