?>
Tu casa

Casitas de madera: todo lo que tenés que saber antes de armarla

Las casitas de madera son muy apreciadas por su nobleza y estética, cualidades que se conservan si van de la mano de una correcta protección y mantenimiento. 

Nada mejor que jugar en casa. Y si es una casita de madera, hecha en casa y con mucho amor, mejor. 

Deco Juegos acerca algunas recomendaciones para tener en cuenta antes de poner manos en acción y hacer felices a nuestros hijos.

Tamaño

Consideremos que adicionalmente a las medidas de la base, tendremos el alero de los techos, que nos requerirá una distancia adicional si colocamos la casita junto a una medianera.

Altura

Tengamos en cuenta que nos gustará compartir momentos con nuestros niños, dentro de la casita que hemos fabricado, por lo que resultará más cómodo manejar alturas superiores a 1,50 metros.

Maderas

En términos prácticos, las maderas suaves son más fáciles de trabajar. Tienen menor densidad, absorben la pintura más fácil y, por lo regular, tienen un color claro. Son mucho más económicas que las maderas duras. Las maderas suaves provienen de árboles de crecimiento rápido y tienen el periodo de vida más corto.  Mientras que las maderas duras provienen de árboles de lento crecimiento. Tienen una vida útil larga, son más pesadas y difíciles de trabajar, cortar, rayar, comprimir o desfigurar. Tienen un precio mucho mayor que las maderas suaves, en parte debido a su calidad y en parte a la escasez provocada por su lento crecimiento y por lo regular tienen un color natural atractivo.  En cualquier elección, habrá que asegurarse de que la madera haya tenido el estacionamiento y el secado adecuados, ya que de eso dependerá su calidad y rendimiento. Considerando que la casita quede expuesta al agua, al sol y a la humedad, resultará clave que la madera empleada sea maciza.

Apariencia

Cuando elijamos el tono del impregnante, hay que tener en cuenta que los tonos claros y las terminaciones brillosas agrandan y dan mayor luminosidad a los ambientes y que los tonos oscuros y los acabados mates los achican y oscurecen. Si vas a aplicar un lasur o un protector decorativo, no tenés que dar ninguna imprimación previa, ya que estos tiñen por absorción, “a poro abierto”.

Protección

Es fundamental que la casita no sea alcanzada diariamente por elsistema de riego. Tomemos la precaución de cambiar el ángulo de los picos de riego, previo a la instalación de la casita.

Herramientas

Necesitamos un banco de trabajo cómodo, una superficie libre y lo suficientemente amplia para trabajar todas las piezas de la casita, una sierra circular afilada para cortes generales de las maderas, despuntes, cortes en ángulo. Además, una sierra caladora de mano para todo el trabajo final de molduras decorativas. También nos ahorrará mucho tiempo un atornillador eléctrico, un martillo, un formón, y un cepillo. Y lo que no puede faltar: tornillos de distintas medidas, clavos, cola de carpintería y lijas para madera de grano fino siempre serán de utilidad. 

Pintura

Debemos pintar antes del armado final, para poder abarcar con el pincel o soplete, prácticamente la totalidad de las superficies.

Lijado

En la madera nueva es beneficioso aplicar un suave lijado, con una lija el número 200. Te resultará muy útil disponer de una lijadora eléctrica para llevar a cabo estas operaciones. No sólo vas a ahorrar tiempo, sino que la máquina te permitirá realizar acabados más uniformes. Procurá siempre lijar en la dirección de la veta. En caso de reutilizar maderas antiguas que ya tenés en tu casa y se encuentranen desuso, tendrás que aplicar masilla o pasta para madera en las zonas deterioradas. No olvides de que la madera debe estar seca, limpia y sin restos de pintura o de grasa. 

Planos

Antes de comprar la madera, es recomendable armar un plano, para definir ubicación de aberturas (que sean funcionales) y volumen de materiales a comprar. Luego sí podemos ir a la maderera.

Diseño

Dejemos fluir nuestra imaginación y gustos para definir las cuestiones principales: elevación, superficie cubierta, altura interior, techos a una o dos aguas, cantidad y tamaño de ventanas laterales y/o frontales, galería, entre otras.

  • La pregunta crítica

Cabría preguntarse si nuestros hijos están dispuestos a utilizarla y jugar en la casita. Muchas veces, se trata más de la ilusión de los padres antes que de una elección de los chicos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo