?>
Tu belleza

Cinco consejos para cuidar las piernas en verano

Con la llegada del calor, la sangre circula peor y se acumula en las piernas, intensificando la sensación de pesadez y cansancio. Cinco consejos sencillos para combatir este problema.

Con las altas temperaturas, aumentan el dolor y la sensación de pesadez en las piernas. La época estival repercute negativamente en la circulación y causa malestar por las alteraciones estéticas que se producen en la zona. La manifestación más habitual y dolorosa de este problema son las várices.

Sin embargo, durante las vacaciones, la playa o el río son un buen aliado en el cuidado de las piernas. Miguel Ángel Gramajo Booth, especialista en flebología restaurativa, brinda cinco consejos claves para poner en práctica este verano.

Caminar. Nada más placentero que caminar a la orilla del mar o del río. Es ideal para relajarse y desconectarse. Además, una caminata tranquila favorece el retorno venoso.

Hidratación. Beber agua también mejora la circulación. Los deliciosos jugos de frutas y el tereré, como cualquier otra infusión, se vuelven otras refrescantes opciones.

Menú nutritivo. Para evitar el estreñimiento, sumamente nocivo para las venas de las piernas, hay que mantener una dieta baja en calorías y alta en fibras. Las frutas y verduras, o los frutos secos, disminuyen la viscosidad de la sangre, favoreciendo el flujo sanguíneo. Además, aumentan el colesterol bueno y hacen que el colesterol malo no se acumule alrededor de las arterias, evitando la formación de placas en las paredes de los vasos sanguíneos.

Agua. El agua fresca activa la circulación y disminuye la molesta sensación de piernas cansadas. Por eso, nadar es el ejercicio ideal y más completo. La posición casi horizontal resulta perfecta para un buen retorno venoso. Después del baño, es necesario aplicar crema para volver a hidratar la piel.

Relax. Realizar masajes de forma ascendente, comenzando por los pies y subiendo poco a poco hasta los muslos. Así, la sangre acumulada en las venas empezará a movilizarse y fluirá hacia el corazón. Los movimientos deben ser suaves, usar las palmas y los dedos en su totalidad. No hacerlo sobre las várices directamente, sino en las zonas aledañas. Usar cremas o aceites para evitar la fricción.

Prevención

  • Reducir el consumo de sal.
  • Obviar las prendas apretadas.
  • Realizar ejercicio y mantener una actividad física continuada.
  • Los baños y duchas con agua fría pueden ayudar.
  • Evitar largas horas de pie o sentado. Cada una o dos horas, hacer ejercicios de estiramientos.
  • Utilizar una almohada bajo las piernas para descansar o dormir.
  • Aplicar ligeros masajes en piernas y tobillos.
  • Hidratar la piel.
  • Alejarse de toda fuente de calor.

Qué es

Las várices son venas hinchadas y retorcidas que pueden verse justo debajo de la piel.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo