?>
Tu auto

Vas a cambiar la forma de bajarte del auto

Cuando bajamos de nuestro auto, podemos generar involuntarios accidentes. Eso se minimiza si utilizamos el Método Holandés. Mirá de qué se trata.

Hay pequeños hábitos que, si los adoptamos, pueden minimizar los accidentes. Y el modo en el que nos bajamos del auto es uno de ellos. En nuestro país, el volante está a la izquierda del habitáculo de nuestros vehículos, por lo que accionamos con nuestra mano izquierda la manija interior de la puerta para abrirla. Pero, por llamativo que nos resulte, si lo hacemos con la mano derecha será más seguro para nosotros y, sobre todo, para terceros, como peatones, ciclistas o motociclistas.

Este particular modo se llama Método Holandés, que resulta una sencilla manera de evitar accidentes, que se denominan dooring.

El detalle. Al bajar de nuestro auto o camioneta, debemos utilizar la mano derecha para destrabar la puerta del auto izquierdo. Para ello, debemos realizar una pequeña contorsión, girando primero la cintura y, luego, el cuello, lo que nos permitirá virar casi 180 grados.

Es verdad que tenemos el espejo lateral, pero también es cierto que nos permite ver apenas un recorte de la realidad que ocurre detrás de nuestro cuerpo. Al girar nuestro torso y poder mirar hacia atrás, a través de la ventanilla, con un panorama mucho más amplio. De esa manera, se eliminan los puntos ciegos que se producen a través del espejo.

Una solución. El método holandés aparece como la mejor forma de evitar accidentes con los peatones, ciclistas o motociclistas u otros vehículos que circulan pegados a nuestro auto, al momento de querer abrir nuestra puerta.

Se produce cuando un conductor o pasajero abre la puerta del lado izquierdo sin asegurarse de que no hay nada ni nadie que se lo impida, que se suma a la mala fortuna de que justo en ese momento pase alguien a nuestro lado. El impacto para el tercero puede hacer que este salga despedido o pueda sufrir graves lesiones a causa del golpe.

Vale resaltar en el país de los tulipanes, esta modalidad es uno de los puntos obligatorios en el examen que se toma al momento de sacar la licencia para poder conducir.

Si vas atrás. Si vas en las plazas traseras, esta técnica es aún más importante ya que no hay retrovisores por los cuales mirar.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo