?>
Tu auto

Tres consejos para cuidar tu auto en invierno

En esta época, más que nunca, el auto tiene que arrancar. Para eso, hay que cuidarlo y no dejarse estar. Mirá algunas claves. 

Si el líquido refrigerante contiene poco anticongelante y, si las temperaturas son muy bajas, se congela. Podés evitar daños mayores si sustituís el líquido, como mucho, cada tres años o 60 mil kilómetros. Pedí en cada revisión que comprueben que el sistema de refrigeración está en buen estado.

No debés dejar de revisar, al menos visualmente, los neumáticos cuando empieza el invierno. Revisá las presiones, el estado de la goma y la profundidad del dibujo (con un profundímetro o fijándote en los testigos del neumático). Los neumáticos son el único contacto con el suelo y deben estar en perfecto estado para evitar accidentes en superficies mojadas, con escarcha o resbaladizas.

Siempre que se pueda, conviene que el auto duerma bajo techo, sea la época del año que sea. Pero esto es aún más importante en invierno, pues las bajas temperaturas son muy dañinas no solo para la batería, sino para los líquidos del motor y la carrocería. Además, tras una noche a la intemperie, es más difícil arrancar el motor. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo