?>
Tu auto

Seguridad vial: por qué se empañan los vidrios

Cuando los vidrios se empañan, generan complicaciones para manejar. Conocé las causas y las soluciones de este particular efecto.

Cuando iniciamos la marcha en nuestro auto, uno de los inconvenientes con los que nos podemos cruzar es que los vidrios se nos empañen lo que, obviamente, puede dificultar nuestro manejo y poner en jaque la seguridad vial

Las razones para que este fenómeno aparezca pueden ser la lluvia, la intensa humedad (algo muy frecuente en zonas cercanas al mar o a la montaña) y también cuando en el habitáculo del vehículo hay muchas personas. La respiración de ellas también genera que se empañen los vidrios.

Todo esto hace que se genere humedad, la que se acumula en la cara interna de los cristales, en forma de vaho.

Qué hacer

Lo primero que tenés que saber es que pasarle la mano o un trapo al vidrio no solucionará la problemática. Por el contrario, la empeorará.

Como la dificultad es la humedad, lo que se debe lograr es equilibrar el ambiente con aire seco. Y uno de los modos es con aire caliente.

Sólo tenés que encender al máximo la calefacción y direccionar ese aire hacia el parabrisas. Claro que esta opción no es viable en pleno verano.

Pero, tranquilo; también se puede alcanzar el objetivo con aire frío. En este caso, hay que prender el aire acondicionado al máximo y orientar el aire hacia el cristal.

Otra opción es simplemente bajar las ventanillas del auto. El aire exterior siempre es menos húmedo que el del interior del habitáculo. El efecto tardará un poco más en producirse, aunque se potencia con el aire acondicionado.

  • Bien casero

Si tu auto no tiene calefacción ni aire acondicionado, y bajar las ventanillas no resulta una opción, existe un truco que te puede ayudar.

Con un paño, aplicá un poco de champú para el cabello en el parabrisas. Después, limpiá con otro paño húmedo, de modo tal que no haga espuma. Esta acción evitará que, durante un tiempo, no se vuelvan a empañar los vidrios de tu auto.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo