?>
Tu auto

Para que no levantés temperatura con el motor

El calor puede ser un enemigo letal para tu auto. Podés llegar a fundir el motor. Mirá lo que debés hacer para que eso no ocurra.

Estamos en una estación en la que las altas temperaturas con una constante. El factor climático no sólo afecta a nuestro organismo, sino que también lo hace sobre varios de los elementos que nos acompañan cotidianamente. Uno de ellos es el auto, que vaya que suele ser importante para nuestras vidas.

El calor lo afecta. Y ni hablar si se combina con algún embotellamiento en el que podemos quedar atrapados. Ese calentamiento al que quedar expuesto el motor puede traer graves consecuencias, que pueden resultar muy caras de reparar.

Sin importar cuál sea la causa, resulta vital siempre prestarle atención al reloj que marca la temperatura del motor, que nunca debe superar los 90 grados. En algunos casos, habrá una aguja con una escala visible. En otros, apenas un simple testigo que se iluminará cuando la cosa entra en etapa de problema.

El calentamiento del motor puede provocar grandes dolores de cabeza.

Qué hacer

En caso que detectemos que la temperatura supera el límite máximo, lo primero que se debe hacer es frenar el auto y apagar el motor, siempre que el tráfico lo permita. Se debe esperar unos minutos, hasta que todo el conjunto motor se enfríe un poco. Si pasado un tiempo, encendemos el motor y la alta temperatura vuelve a ser protagonista, se debe acudir a un servicio especializado. 

En la medida de lo posible, tratá de llegar a una estación de servicios. Con el motor frío, destapá con muchísimo cuidado el depósito del líquido refrigerante y verificá su nivel. Seguramente, estará por debajo de su nivel y tendrás que reponerlo. Durante esa acción, hay que corroborar que no haya pérdidas o alguna manguera floja.

El otro elemento a prestarle atención es el radiador. Hay que revisar todas sus uniones, especialmente las que van al motor. 

En todos los casos, es trascendental ver qué tipo de líquido pierde el auto. Hay que recordar que, para que la temperatura esté en los valores normales hay todo un circuito compuesto por agua, antioxidantes, anticongelantes, mangueras, juntas y sensores, entre otros, a los que tenemos que prestar atención y controlar. No hay mejor cuestión que la prevención en cuestiones mecánicas.

Controlar

» Líquido refrigerante.

» Funcionamiento del Electroventilador.

» Tapa de los depósitos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo