?>
Tu auto

Los baches, el terror de los autos

El mal estado de las calles afecta a tu auto. Mirá todo lo que te puede romper para que tomes dimensión del cuidado con el cual tenés que conducir tu vehículo. Hasta el parabrisas se te puede dañar.

Lo sabés mejor que nadie. Manejar por las calles de la ciudad puede ser toda una odisea porque, lamentablemente, el estado de las calles raramente es el óptimo. Como consecuencia del clima (entre otros), los baches suelen ser una constante y ponen en riesgo el estado de los autos.

Es por esto que, a la hora de conducir, tenés que hacerlo con sumo cuidado no sólo por una cuestión de seguridad hacia las personas (conductor, acompañantes y terceros), si no también del propio vehículo. Además, no es menor el detalle que, mientras mejor conservado esté el auto, mayor valor de reventa tendrá después.

Si detectás el bache tarde, no hay que frenar bruscamente (toda la fuerza irá hacia adelante y el golpe puede ser peor) ni acelerar a fondo (el vehículo puede quedar en el aire y volverse incontrolable). Lo mejor es soltar el acelerador, seguir con la fuerza de la inercia y tomar el volante con firmeza. Y, claro, esperar que el daño sea el menor posible. 

Los baches, el terror de los autos.

Neumático

Los daños más comunes que puede provocar un bache, por profundidad o bordes cortantes, son reventones, cortes, bultos y otros desperfectos en la banda de rodadura, que pueden obligar a la sustitución de la goma.

Llanta

Esos imprevisibles impactos también pueden dañar esa parte de la rueda. El mayor problema es que la deforme. Si eso ocurre, el neumático, que tiene que calzar a la perfección, puede perder presión. De inmediato, usar rueda de auxilio, mientras se arregla o cambia la original.

Vidrios

En la mayoría de los casos, no es un detalle que tengamos en cuenta. El tema es así: cuando hay baches, siempre quedan algunos pedazos sueltos, que se transforman en piedritas. Al estar sueltas, un vehículo que pase sobre esos restos los puede hacer volar y transformarlos en proyectiles que, si impactan, pueden romper un parabrisas.

Chasis

También puede sufrir roturas, como consecuencia de un bache. Golpes en la parte baja del auto y hasta desprendimiento de algún implemento que tenga el vehículo, como un alerón. Incluso, dañar la dirección, los ejes, la alineación y el paralelo del coche.

Suspensión

Esos fuertes cimbronazos que suelen provocar los baches y los lomos de burro (cuando los tomamos a alta velocidad) generarán que los amortiguadores acorten sus vidas y se dañen los brazos de suspensión. Hasta, incluso, pueden romperse los anclajes del motor. Lo más probable no es sólo que aparecerán un montón de ruidos en la parte baja del auto, sino que también quedará resentidas algunas cuestiones de seguridad del vehículo. 

MANEJO PREVENTIVO

Conducir con mucho cuidado por los lugares que no conocés o cuando está lloviendo. El agua, gran escondedor de baches.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo