Touch and go: amores fugaces

    Se siente en el pecho, en los poros, en el estómago. Creemos que esa pasión nos durará la vida entera. Pero no.

Pages