En el nombre de los hijos (asesinados)

    La histórica sentencia en los ojos de Andrés Quiroga, el lugareño que de chico encontró huesos en los hornos de cal de La Ochoa y se atrevió a contarlo 39 años después. Se emocionó con las condenas y deseó “que más madres encuentren a sus hijos”.

Pages