El invierno pone en riesgo a la vitamina D

    Durante los meses fríos gran parte de la población tiene un déficit de la “vitamina del sol”. Esta deficiencia puede producir alteraciones óseas, debilidad muscular, caídas y fracturas.