Microsoft compró Nokia

    Finlandia. El imperio tecnológico arriesgó una fortuna para meterse en el mercado de la telefonía móvil que dominan Samsung y Apple. Pagó más de siete mil millones de dólares.