Le pasó el trapo a cuatro gobernadores

    Angeloz, Mestre, De la Sota y Schiaretti pusieron los zapatos en sus manos. Dante Cuello llegó al cuarto de siglo con un oficio que le hizo ver y oir de todo.

Pages