Malvinas, a 34 años: la dulzura invisible en la guerra

    Las mujeres de Malvinas no tienen lugar en libros ni en museos, pero eso no las desaparece. Fueron enfermeras e instrumentistas que en la guerra sanaron las heridas de ciento de soldados. Silenciadas, son verdaderas testigos del dolor más crudo. Hoy le damos voz a una de ellas.