?>
Show

Una de piratas, en el Teatro Real

Llega una obra dedicada a hacernos ver el valor de la libertad del chico para jugar. Nueva propuesta de Marina Abulafia, en el Teatro Real.

Si sos varón, alguna vez en tu vida fuiste pirata. Perez/Gil, piratas es la nueva propuesta de Marina Abulafia, quien nos lleva por una viaje que tiene como destino tomar dimensión de lo que significa poder jugar con lo que haya y teniendo a la imaginación como principal compañía.

“La obra surgió por influencia de ver a tanto chico con tablet, con teléfono. Es una realidad; no la podemos obviar. Pero lo que quiero proponer desde la mirada del padre y la del niño es el juego en el fondo del patio, volver a recrear el juego libre. Este niño de hoy se convirtió en un pequeño adulto con una agenda casi completa”, le contó Marina a Día a Día

“El objetivo de la obra es el juego en el patio y el resignificado de los objetos. Un palo se transforma en una espada, la escalera es un barco, la soga de la casa de la abuela se transforma en la vela del barco, las telas son el mar. Y el loro sería como su amigo imaginario. A toda esa imaginación y creatividad si la cercenamos o la bloqueamos va a generar un adulto que no va a poder resolver sus cosas. El juego te prepara para la vida adulta y para el trabajo. Los conflictos se resuelven creativamente cuando somos niños. Y eso se sirve para la vida adulta”, agregó. 

Y fue contundente al señalar: “Hay que dejar al chico jugar con lo que encuentre. No hay que armarle una pista de plástico, sino que aprenda a desenvolverse solo con lo que encuentra”.

PARA IR

Las funciones serán en el Teatro Real los días 28 y 29 de abril, y 6, 7, 20 y 21 de mayo, a las 17 y a las 18.30. Las entradas tienen un costo de 150 pesos y se pueden adquirir en boleterías de San Jerónimo 66.

Pero la obra también está destinada a los padres varones, un público al que Marina reconoce no tener siempre en cuenta en sus obras: “Está esa cuestión bastante masculina de que 'yo soy el pirata y soy el mejor de todos'. Rescato en el sonido del juego esa que hacen los varones: no saben hablar pero se saben todos los sonidos guturales que hacen las cosas. A un ensayo general que hice con público hubo padres que capaz salieron más contentos que los chicos”. 

Sobre la presencia del público en sus obras, indicó que se siente acompañada por un grupo de seguidores. Y muchos que comenzaron como pequeños espectadores y ahora llevan a sus hijos. Pero, más allá del momento económico que se pueda transitar, resaltó: “El teatro convoca desde la verdad, cuando está bien hecho. Acá la escenografía es toda reciclable. Todo fue comprado en compra-ventas: chapas, maderas, etc. Está hecho como si ese niño, ese supuesto pirata, está en el fondo de un patio de un abuelo y él va con todo ese material armando su barco”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo