?>
Show

Suna Rocha: El canto me salvó de la dictadura

La artista oriunda del norte cordobés se presenta este sábado en la ciudad. Fue presa política en la dictadura y Córdoba la moviliza en recuerdos. 

“Córdoba es muy caro a mis sentimientos, porque aquí están las calles donde yo he andado por muchos años, donde he sido feliz, y no”, comenzó describiendo Suna Rocha a Día a Día, en una charla que terminó por ser más profunda de lo imaginado.

La artista cordobesa oriunda de Las Arrias (departamento Tulumba), radicada hace más de 30 años en Buenos Aires, llegó a la ciudad el histórico día de la sentencia del juicio por la Megacausa La Perla, para presentarse este sábado en el 4° Congreso Nacional de Folklore. “Da la casualidad de que llego justo en este día, que me remueve un montón de cosas. Yo fuí una detenida política, estuve en el Campo de la Ribera”, confesó.  

“Me salvé porque la mía fue de las primeras detenciones, aún no se sabía de muertes. Después se ensañaron con la sangre y mataban por matar. Tenía 18 años y era estudiante de Comunicación Social”, recordó Suna.

El relato se endureció con el correr de los detalles: “A Dios gracias, no tomé plena conciencia en ese momento del riesgo que corría mi vida. Me esperaron los militares en la puerta del edificio en el que vivía y me dijeron que debían llevarme para interrogarme. Me llevaron a una seccional policial de Alto Alberdi en la que pasé la noche. Nos dejaron en el patio. Recuerdo el frío, no sentía las piernas. Me pusieron algodones con vidrio en los ojos y me los vendaron con mucha presión para torturarme. Fue muy duro recuperarme, casi pierdo la vista. Al otro día nos trasladaron al Campo de la Ribera y ahí nos tuvieron un mes”.

“Cuando nos llevaban creí que era el fin. No sabíamos a dónde nos estaban llevando, y habíamos escuchado rumores de lo que después terminó por ser verdad: cavaban fosas, tiraban ahí a los presos -muchos de ellos vivos- y agregaban cal viva para que los perros nos los pudieran rastrear. Pensé que esa sería nuestra suerte, pero no”, recordó la cantante.

Cuando Suna Rocha cuenta que la música le salvó la vida, no exagera ni un poquito. Estando detenida, su único cable a tierra era cantar y cantar. Le hacía bien a ella y le daba paz a sus compañeros. Con toda la suerte de su lado, sus canciones encantaban a los generales.

“Con el canto domé a las fieras. A ellos les gustaba mi música, entonces era como una privilegiada. Me ponían en el bolsillo un pedacito de dulce de membrillo y una naranja, y me desataban las manos para que pudiera comer. La música me salvó la vida”, reconoció. 

La Suna Rocha, voz privilegiada de nuestro folclore.

Cuando la liberaron, tuvo que irse del país. “Vivía con complejos de persecución, pensaba que en cualquier momento me iban a volver a atrapar, así que me fui a Brasil. Al tiempo volví y me radique en Buenos Aires. A los pocos meses lo conocí a Raúl (Carnota) y ya agarré vuelo con la música”, contó la intérprete. 

Con Carnota no sólo entabló una relación amorosa de la que nació su única hija Guadalupe, sino que gestó maravillosas obras que hoy forman parte del repertorio más prestigioso de la música folclórica nacional. “Suna Rocha / Raúl Carnota” fue ese primer disco en 1983 que marcó el inicio de un camino que estuvo (y está) lleno de buenos momentos recogidos desde los escenarios.

Suna Rocha y Raúl Carnota, una mágica combinación dentro del género.

Volviendo a la esencia, este año la cantante grabó “Suna Interpreta a Raúl”, un trabajo discográfico que reúne grandes éxitos de Carnota, abordados bajo la impronta distintiva de la potente voz de la Suna. Con el piano del maestro Eduardo Spinassi, el disco busca conmover desde la simpleza acústica de pocos instrumentos, donde las cuerdas más fuertes son las vocales de la artista. 

Este sábado 27 de agosto, Suna Rocha presentará su último material en el marco del 4° Congreso Nacional de Folklore que se desarrolla en Córdoba. El evento es organizado por la Academia Nacional de Folklore y la Municipalidad de Córdoba. La presentación será a partir de las 19, en la explanada de la catedral y estará acompañada por sus músicos Daniel Homer, Leandro Marquesano y Diego Gazzanigga. Una oportunidad para el deleite de aquellos seguidores del género que encuentran en las raíces la magia del folclore. 

La agenda sigue

El mismo 27 de agosto, Suna se presentará en la peña El Aljibe de la capital cordobesa. El 17 de septiembre parte al norte para cantar en Purmamarca. De allí, directo a Israel donde compartirá su música en la feria del libro que se desarrolla en ese país.

El Seclanteño, mágica pieza interpretada por Suna y Carnota 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo