Show

Ricardo Darín, en un mano a mano imperdible con Alejandro Fantino

"¿Mejor de lo que yo vivo? Yo me pego dos duchas calientes por día". Fue sólo una de las respuestas que el actor le dio al conductor en Animales Sueltos. Mirá el video.

Ricardo Darín, el actor, ese que no para de meter un éxito tras otro en lo que hace, estuvo en la noche del martes en el programa que conduce Alejandro Fantino, Animales Sueltos, en una entrevista mano a mano imperdible.

Durante una hora, Darín mantuvo hipnotizado a los televidentes

La charla llegó a tocar profundo en la carrera de Darín como actor. Como en una conversación entre amigos, Fantino le preguntó si se veía como un director o maestro de actores. "Creo que podría ser mejor director que actor. Muchas veces pienso que no soy tan bueno como actor, y no es una falsa modestia", dijo, ante la mirada incrédula del conductor. "A veces no me gusta lo que hago, o el resultado de lo que hago, o el camino de aproximación a un personaje", aseguró.

Luego, sobre la posibilidad de actuar en Hollywood, fue contundente: "Todo ese atractivo en torno a Hollywood yo lo veo cholu. Es mucho más el entorno que el hecho en sí mismo. Tiene que ver más con eso. A mí no me interesa. Pero por varias cosas. Una de ellas es que para mí, es muy importante que el actor piense. Y no es fácil pensar en otro idioma. Eso es fundamental", explicó.

Fantino no se conformaba. "¿Pero nunca pensaste en la vida en Los Angeles, una casa en Santa Mónica, el auto...? Sabés toda la plata que ibas a ganar", lo increpó. "¿Y para qué? ¿Para qué quiero tanta plata? La ambición te puede llevar a situaciones muy desoladoras. No es que no me guste la guita", dijo y contó que tuvo una propuesta concreta, cuando estaba haciendo teatro en Madrid, del director Tony Scott para interpretar a un narcotraficante mexicano en la película Hombre en llamas. Dijo que no.

"Lo primero que me molestó es que busquen latinos para hacer de narcos en uno de los países de mayor tráfico de drogas del mundo. Pero además, hacía seis meses que estaba lejos de mi casa. Quería volver a ver a mi mujer y a mis hijos. Yo dije no voy a hacer esto. Quiero irme a mi casa", respondió.

“¿Por qué tengo que ir al Oscar? ¿Qué creen que ocurre ahí? Yo ya fui una vez, ya vi, no me puso muy contento y estoy acá", señaló.

Alejandro Fantino lo “corrió” por el lado de la playa, haciéndole notar que se había perdido de mucho dinero. Darín le contestó con otra pregunta, tan simple como compleja. “¿Para qué sirve? ¿Para qué?”, le preguntó a su interlocutor. “Para vivir mejor”, le dijo Fantino.

“¿Mejor de lo que yo vivo? Yo me pego dos duchas calientes por día. Me estaba yendo bien. Estaba laburando genial en el teatro. La ambición te puede llegar a un lugar muy oscuro”, afirmó. Y agregó: “Tengo un auto de alta gama y me da calor, porque es demasiado. Soy feliz cuando agarro el auto de mi hijo. Siempre encontré una mano tendida que me ayudó. Si querés más que eso es porque estás viendo otra película. Tengo mucho más de lo que necesito”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo