Show

La Mona y Pelusa, dos grosos que la dejaron chiquita

La Mona invitó a Pelusa a grabar “A la orilla”, un temazo con aroma a hit. Compartimos una divertida tarde con las dos figuras.

Mirá la galería de fotos.

...................................................

Son dos referentes históricos y vigentes de la galaxia cuartetera. La Mona siempre estuvo y jamás perdió poder de convocatoria ni el cariño del público. Pelusa revivió su romance con su público desde febrero de este año, con un regreso a la altura del mito tras largos 10 años en Estados Unidos. Verlos a los dos juntos, riendo como chicos y cantando en el estudio que tiene La Mona en su casa, es una fiesta. 

“Faltaba un cuartetero en mi disco: es Pelusa. Antes ya habían cantado todos en otro disco mío, y por eso lo invité a él ahora, para no haberle cortado el rostro”, dice la Mona, con su estilo. “Si yo no canté en los discos anteriores es porque no estaba”, retruca Pelusa, y agradece con diplomacia: “Estar ahora fue un gusto y acepté inmediatamente”.

Cada uno es fiel a su estilo: el huracán que es Jiménez combina muy bien con el remanso que parece Pelusa. Los dos están con gafas negras, el invitado además luce el clásico sombrero que usó en sus shows. Mientras la Mona tiene unas zapatillas galácticas que relucen, el rey tiene unas negras típicas de los rockeros. En esa mezcla está el gusto de esta unión.


“El tema que elegí para él es medio rockerito”, explica Jiménez. La canción se llama A la orilla, y es del Jorge Cueto, el mismo autor de Quién se ha tomado todo el vino. “Había que cambiar lo que había hecho él. Lo que hace él es un éxito a medias, como hubiera sido El vino. Por eso le agregamos la letra que es mía con Gabriel Braceras y le cambiamos las introducciones”, dice la Mona, sin anestesia.


“Es un temazo, me gustó mucho de principio y por eso me lo aprendí rápido”, agrega Pelusa, muy conforme. La canción tiene realmente mucho aire a los éxitos del ex Chebere, con un estribillo que repite “nena, nena, nena” con su estilo y cadencia.


“Esta amistad viene de hace mucho, empezamos como solistas prácticamente al mismo tiempo”, rememora Pelusa. “No era que nos veíamos constantemente, pero hay un afecto mutuo desde hace tiempo”. “¿Comparten las admiradoras?”, pregunta con picardía José Orlando, curtido cronista de Teleocho, y la Mona le devuelve la pared: “Compartir… sí, las mías van a verlo a él a los bailes, ahora… ‘compartir’… mejor no metamos el dedo en la llaga”.


Un proyecto groso. Pelusa es una más de las estrellas que Jiménez está haciendo desfilar por su estudio, preparando un lanzamiento que pinta para ser absolutamente explosivo. Se trata un disco íntegramente con invitados de todos los palos. La semana pasada grabaron Raly Barrionuevo, Peteco Carabajal, el Negro Raúl Lavié (“le hice cantar un tango llevado al cuarteto”, adelantó Jiménez), y esta semana le tocó el turno a Facundo Toro y el Rey Palito Ortega (con quien grabó el tema Contigo la flor). Para el lunes se espera la grabación con Luciano Pereyra. Javier Calamaro y Andrés Ciro Martínez (ex cantante de Los Piojos), enviarán sus pistas desde Buenos Aires.

El disco saldrá a la luz en noviembre y tendrá una presentación especial la primera o segunda semana de diciembre “en Forja o en el Kempes”, tira la Mona. Y cuando empieza a recordar los logros de este año, se traba al querer decir 45 años con la música. “¡Ahí tenés el nombre del disco! –le dice Pelusa– ¡Cuarteticinco!”. “¡Sí! Dice Jiménez”, y manda a que lo escriban. ¿Se llamará así finalmente?

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 19/10/2012 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo