?>
Show

Los videojuegos no son sólo un juego

Algo que los papás ven como una pérdida de tiempo, tiene futuro económico. Los deportes electrónicos ya son una realidad en Córdoba y Juan Manuel Martínez de Deportes Electrónicos Córdoba y Hernán Galíndez de Blade Link nos vinieron a contar de qué se trata. 

Si tus hijos en la cena te dicen “mami, quiero trabajar jugando videojuegos” no te asustes. Los deportes electrónicos (e-sports) son una realidad que las principales marcas de videojuegos del mundo están desarrollando. Corea, con el League of Legends, lleva la delantera. 

Los e-sports surgieron con la profesionalización de las competencias de videojuegos. “La tendencia se inició con el juego Starcraft 1, en el que los jugadores vieron que había que entrenar mucho para ganar. Con el tiempo, esa tendencia llegó a Europa y América”, le contó Juan Manuel (de la Asociación Argentina de E-Sports) a Día a Día. Los íconos son Counter Strike, Dota 2, FIFA y League Of Legends (LOL). 

Las finales de LOL se disputan en estadios de fútbol, totalmente repletos.

Negocio

La final de la NBA y la del Mundial Brasil 2014 tuvieron menos audiencia que la final de LOL del mismo año. Según Usa Today, la definición del League of Legends (a estadio lleno en Seúl) fue seguida por 27 millones de espectadores, contra los 16 millones que miraron la definición entre San Antonio Spurs (de Manu Ginóbili) y Miami Heat, o los 26.5 millones que vieron la final de Brasil 2014 entre Argentina y Alemania. Fue el partido más visto en la historia del fútbol televisado en ese país del norte.

Estas cifras levantaron la mirada de muchas marcas y hoy existen equipos de e-sports financiados por una reconocida marca de energizantes o por una página de contenidos para adultos. 

El equipo ganador del Mundial 2014 de e-sports, Samsung Galaxy White (si, sponsoreado por la gigante tecnológica su coreana), se llevó un millón de dólares como premio por la consagración.

Mirá el video de este demencial fenómeno

Todos quieren

Seguro te pasa o conocés a alguien que está atravesando por esta realidad. Un grupo de amigos que, en vez de salir, se reúnen a través de la computadora, por horas. La lógica es siempre muy parecida: al principio lo hacen por diversión. Después, la inercia del gaming es tomada como herramienta para ganar reputación digital y, luego, se convierte en una rutina. 

Acompañados por la evolución tecnológica, muy lejos quedó la imagen de ‘niño ermitaño’ que juega videojuegos y pierde el tiempo. Hoy en día ya no es un pequeño nicho local; es un fenómeno mundial por el que grandes grupos sociales se encuentran en centros de videojuego. Y, promovidas por marcas de consumo masivo, se generaron las ‘culturas gamers’.

Juan Manuel Martínez y Hernán Galíndez, dos cordobeses que se sumaron a este fenómeno (Javier Ferreyra).

No te confundas

Que sea un videojuego no implica que no tengas que esforzarte para ser bueno y puedas ser bien visto por el mundo. “Vas a la facu o al laburo, volvés tipo 6-7 de la tarde, cena y a entrenar hasta las 2 de la mañana. Así, todos los días. Los fines de semana, en vez de salir, nos quedamos jugando con los amigos. Es un estilo de vida. Pasamos año nuevo jugando y brindando. Lo podés jugar por ocio o tomarlo tan serio como para pensar en construir tu vida a nivel económico”, señaló Hernán (de Blade Link).

Mirá la velocidad de un jugador 

Datos

Atari organizó el primer campeonato de videojuegos, en 1981. Aquella vez, hubo más de 10 mil participantes.

Así comenzaron

El primer campeonato oficial del que se tiene constancia es el organizado por Atari, en 1981, con Space Invaders como protagonista. Más de 10 mil jóvenes de todo Estados Unidos se unieron para demostrar que su habilidad.

25 millones

De dólares se repartieron en las competencias internacionales, durante 2013. La atracción generada tiene mucho que ver con la excelente maniobra de marketing de los creadores, prometiendo a los jóvenes un futuro que gire en torno al juego profesional.

27 millones

La cantidad de jugadores diarios. League of Legends sufrió un auge brutal durante los últimos años. A día de hoy el número de usuarios por mes alcanza los 67 millones, con picos de 27 millones de jugadores diarios y 7,5 millones jugando a la vez.

27 años 

Una carrera profesional no durará más de 10 años. Los mejores alcanzarán la gloria y podrán vivir de rentas. Para los entendidos, el tope es alrededor de los 27 años, momento en el que empiezan a perderse reflejos y la experiencia no soluciona todo.

12 horas al día

Los equipos se obligan a que jugar sea una profesión más, incluso, con jornadas de 12 horas. Hay hasta managers y entrenadores. No es algo común acá, pero sí en los países asiáticos, donde los jugadores profesionales rivalizan con astros de otros deportes.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo