?>
Show

Largó bien el Festival de Peñas, aunque con cosas por ajustar

La belleza de Catherine Fulop no fue suficiente como para salir airosa de la conducción. Los horarios complicaron la televisación.

El Festival de Peñas de Villa María se puso en marcha con la postal más deseada por los organizadores: el coqueto Anfiteatro Centenario absolutamente repleto, disfrutando primero del show de León Gieco, brindándole luego el merecido apoyo al talentosísimo crédito local Fabricio Rodríguez (un verdadero as de la armónica), y finalmente, recibiendo a Maná y una avalancha de éxitos.

Sin embargo, el festival que tiene evidentes y serias intenciones de convertirse en algo así como el Festival de la Canción de Viña del Mar en estas latitudes, tuvo varios puntos en los que la organización debería trabajar.

El primero de ellos fue la conducción del evento, que estuvo a cargo del humorista Cacho Buenaventura, Miguel Borsatto y Catherine Fulop.

La venezolana demostró que la belleza (despampanante, como siempre) no es suficiente para estar al frente de tanto público, interactuar con los presentes, presentar los números musicales y tener química con los otros animadores.

Si bien Fulop apela a su natural simpatía y cordialidad, se la vio por momentos sin saber qué hacer en escena, con pocos recursos para estirar la espera antes de la aparición de las bandas, y con extrañas declaraciones para ganarse el apoyo del público, como por ejemplo decir que "los cordobeses son groseros" para hablar.

Cacho inclinó la balanza con su oficio y sacando de la galera chistes oportunos, aunque también miraba detrás de escena buscando finalmente el ok para anunciar a los mejicanos.

Maná se hizo esperar algo más de la cuenta, pero los animadores igualmente dejaron el escenario, generando varios minutos de incómoda espera sin que nada ocurriera.

Mientras, la transmisión televisiva de Canal 9 se consumía mostrando imágenes del Anfiteatro repleto, y Teto Medina desde Buenos Aires también tratando de tapar el bache con lo poco que tenía. Así fue como Maná empezó a tocar minutos antes de la 1 de la mañana, por lo cual en TV sólo se pudo escuchar el tema de apertura, Oye mi amor.

Igual, no le fue mal en materia de rating: hizo 3 puntos (en Capital Federal y Gran Buenos Aires) algo más que los 2.5 que marcó Cosquín en la televisación de Canal 7.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo