?>
Show

La argentina Liliana Villanueva ganó el Premio Literario CasaAméricas 2017

Por su trabajo en "Lloverá siempre", la escritora y periodista argentina se quedó con esta importante distinción, que se entrega en Cuba, en la categoría literatura testimonial.

Escritores de Ecuador, Colombia, Cuba, Argentina, Perú y Brasil se alzaron hoy con los galardones principales de la 58 edición del Premio Literario Casa de las Américas 2017, anunciado este jueves en La Habana.

En literatura testimonial, el texto premiado fue Lloverá siempre, de la argentina Liliana Villanueva, que contiene una entrevista con la periodista y escritora uruguaya María Esther Giglio "manejada con originalidad, sin preguntas" con un "atrapante lenguaje coloquial, abierto, sincero", valoró el jurado.

Hay más

Con unas 400 obras en concurso, el jurado del certamen premió la novela "Incendiamos las yeguas en la madrugada", del ecuatoriano Ernesto Carrión, por lograr un crudo retrato social cuya intención no es solo sondear un paisaje urbano "estratificado y violento", sino que con un relato dinámico "arroja luces" sobre una situación humana observable en todo el continente latinoamericano.

En el género poesía, el cubano Reynaldo García ganó el premio con el poemario "Esto es un disco de vinilo donde hay canciones rusas para escuchar en inglés y viceversa", elegido por la "expresiva claridad" de exposición y su escritura depurada "no desprovistos de un delineado humor y una serena ironía".

El jurado distinguió con su fallo el ensayo de tema histórico-social titulado "América pintoresca y otros relatos ecfrásticos de América Latina", del colombiano Pedro Agudelo Rondón.

En tanto que el Premio de estudios sobre la presencia negra en la América y el Caribe Contemporáneos recayó en el libro "Una suave, tierna línea de montañas azules", del cubano Emilio Jorge Rodríguez.

La literatura brasileña entregó el premio "Casa" a la novela "Outros cantos", de Maria Valéria Rezende, quien a partir de sus memorias de viajes rememora sus elecciones y sacrificios personales cuando trabajó en la alfabetización de adultos en el nordeste de su país.

Los premios especiales, en el caso de poesía José Lezama Lima correspondió a "Mística del tabernario", de Raúl Vallejo, de Ecuador y el de ensayo Ezequiel Martínez Estrada fue para "Cuestiones y horizontes. De la dependencia histórico-estructural a la colonialidad/descolonialidad del poder", del peruano Aníbal Quijano.

Asimismo, el reconocimiento de narrativa José María Arguedas lo obtuvo "Tríptico de la infamia", del colombiano Pablo Montoya.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo