?>
Show

Juan Pablo Jofré se presenta en la Ciudad de las Artes

Desde Nueva York, el sanjuanino Juan Pablo Jofré trae sus tangos a Córdoba.

Esta semana llega a Córdoba, la JP Jofré Hard Tango Chamber Band, quinteto que encabeza Juan Pablo Jofré, músico sanjuanino radicado en Nueva York, donde formó esta agrupación, con músicos de distintas nacionalidades. La propuesta es altamente atractiva y está basada en un repertorio firmado por Jofré.

La presentación será este viernes 19, a las 22, en el Auditorio de la Ciudad de las Artes, junto con la Orquesta Académica dirigida por el Maestro Marcelo Conca y con José Luis Tubert en flauta traversa como invitado especial. En esta ocasión, los músicos vienen a presentar su disco más reciente, titulado Manifiesto.

Las entradas van de 328 a 546 pesos y se pueden comprar a través de Autoentrada.

En la previa a su concierto en nuestra ciudad, enviamos unas preguntas a Jofré, para conocer un poco más de su trabajo.

–La primera pregunta es inevitable ¿cómo llegaste a Nueva York? ¿cómo fueron esos primeros tiempos?

–Vine a hacer una gira con Bruno Cavallaro, Rodolfo Zanetti y la Pan American Symphony. Siempre es difícil al principio, pero la ciudad y la movida artística es muy grossa, eso ayuda. Y el tema es, no importa cuántas veces uno cae al piso, sino cómo te levantas.

–¿Cómo es el público del tango en Estados Unidos? ¿Hay un público joven que se interesa por la música ciudadana?

–Muchos jóvenes y sobre todo músicos, aman el tango y más que nada la obra de Piazzolla.

–Así que tenés un nuevo bandoneón Doble A ¿qué nos podés contar de este instrumento? Pregunto porque algunos bandoneonistas contaban hace unos años, que estaba difícil conseguir instrumentos ya que casi no se fabricaban.

–Muy buen instrumento. De hecho lo he estado usando por los dos últimos años en las giras y las grabaciones (por ejemplo, del álbum Manifiesto que estamos presentando). Tienen una mecánica muy superior comparado con los clásicos AA, obviamente debido a que los AA son de alrededor de 1920 y se deterioran con los años. No obstante debo admitir que el sonido no es tan dulce como los clásicos. Pero también admito que el nuevo doble A lo supera en volumen y lineage de sonido.

–¿Algún referente en especial dentro del bandoneón?

–Bueno, hay varios: Piazzolla obviamente. Pero no se puede solo decir uno, me fascina Rubén Juárez, Julio Pane, Federico, Binelli, ahora hay un joven Joaquín Benítez que es fenómeno (¡ojo ahí!). Es egoísta nombrar tan pocos, cada músico tiene algo para dar. Somos humanos, no máquinas. Admiro todo bandoneonista que toca con el corazón y lo puede fusionar con el arduo arte de la técnica.

–¿Qué aportaron Piazzolla y Pichuco? ¿Podríamos decir que son dos pilares de la identidad del bandoneón en el tango?

–Piazzolla abrió las puertas a otro universo. Nos abrió las puertas a otro mundo a los jóvenes músicos de Argentina. Fue un genio y un luchador. Troilo fue un gran pilar para Piazzolla y una figura muy grande en la historia del tango, tan grande y con tanto peso artístico que decir figura es poco, creo que Pichuco fue el mismo tango. Él era el Tango.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo