?>
Show

Juan Pablo Geretto: Acá tienen lo mejor de mí

El actor Juan Pablo Geretto presenta sus dos espectáculos en el Teatro Holiday de Villa Carlos Paz.

Cuando el talento sobra, no es necesario lo mediático ni los escándalos veraniegos. Y eso demuestra Juan Pablo Geretto en esta temporada teatral de Villa Carlos Paz con sus dos propuestas: Maestra Normal los lunes y Como quien oye llover los martes, ambas en el Teatro Holiday.

Tal como lo hacía en Buenos Aires, el artista continúa con esta rutina en las sierras cordobesas, eligiendo los días de descanso de sus colegas para presentar sus espectáculos. “Mientras ellos laburan, yo descanso y viceversa”, explicó.

Haciendo referencia al primer párrafo, Geretto asegura que sus propuestas siempre funcionaron gracias al “boca a boca” y su forma de agradecer la elección del público es dar siempre lo mejor arriba del escenario. “La gente no sólo lo recomienda, sino que también vuelve con más amigos para compartir ese momento”, expresó.

–¿Cómo estás viviendo esta temporada en Villa Carlos Paz? ¡Se te ve pleno en el escenario!

–Es que así me siento. Ya estamos por la mitad y estoy súper contento con lo que fue pasando. Estoy muy relajado y viviendo esta temporada de la mejor manera. 

–Pasan los años y los espectáculos siguen siendo un éxito…

–Sí, son espectáculos que vengo haciendo hace muchos años. Estoy contento de hacer algo que pensé un día sentado en casa, me gusta que después de pensarlo hayan pasado tantos años, tanta gente y tantas ciudades. Es más que interesante lo que pasa y me “caga de gusto” hacerla. ¡Yo la paso bomba!

–Centrándonos en Como quien oye llover… ¿Qué te inspiró para los personajes que interpretas en escena?

–En este espectáculo represento a todas las mujeres de mi infancia. Son las mujeres que veía cuando era chico, sumados también los aportes de dirección y amigos que me dieron ideas para el texto. Además, está presente la experiencia del barrio del que seguramente todos tenemos nuestras historias. Todos tenemos en claro lo que es el barrio, la hora de la siesta, los 35 grados. Nuestra casa, en la que, afuera estaba el diablo, y adentro estaba tu viejo durmiendo, que si lo despertabas, también estaba tu vieja para “cagarte a trompadas”. Y por supuesto: Mirtha Legrand en la televisión por décadas. Con todo esa experiencia, salí así de religioso y lo cuento de esta manera (risas).

–¿Qué sentís al ser vos el único en el escenario?

–No es muy raro que en las ciudades del interior haya actores que tengan su valija preparada con sus cosas para presentar su show. Antes no existía la figura del productor que te convocaba para hacer un espectáculo, pero tampoco imaginé que iba a llegar a esto, que lo iba a poder hacer profesionalmente. Yo me siento muy cómodo en escena. Por supuesto que he hecho muchas obras con elencos, pero acá me siento relajado porque es un ámbito en el que me desarrollé.

–¿Cómo ves esta temporada en la Villa?

–Este año hay muchísimas propuestas, creo que 54. Son muchísimas para un verano difícil. No sé si de afluentes de turistas, pero sí de dinero. Me parece que la plaza va ganando profesionalismo, pero le falta un poco todavía, y más en los rubros técnicos.

–¿A qué te referís con eso?

–Y… Acá hay mucha gente que durante el año trabaja de una cosa y en verano es “técnico de luces”. Las compañías desembarcamos con otra pauta y otra idea, con un ritmo que se complica a la hora de ensamblar, pero por suerte el material humano es incomparable: todos son buena onda y nos vamos acoplando. En cuanto a los teatros, creo que se están poniendo las pilas y están cada vez más profesionalizados, más lindos. Nada que ver a lo que eran hace unos años...

Entradas. Maestra normal se presenta los lunes, mientras Como quien oye llover los martes. Las entradas pueden adquirirse en la boletería del Teatro Holiday o en www.autoentrada.com.

Las obras de Geretto no sólo son piezas teatrales para divertirse, sino también para emocionarse con la pasión que pone al momento de interpretar cada uno de sus personajes.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo