?>
Show

Jorge Suárez extraña la gauchada

“El crédito” llega a Ciudad de las Artes, a las 22. Una comedia negra que hace reír y reflexionar. Lo mismo que pasó en esta charla con el actor Jorge Suárez.

Pedir un crédito sin aval. Algo imposible. Sin embargo, con ese pequeño gran disparador, Jordi Galceran escribió El crédito, la obra que se presenta hoy, a las 22, en Ciudad de las Artes. Jorge Marrale y Jorge Suárez le dan vida a los personajes que nos llevarán a lo largo de un recorrido en el que la risa y la reflexión se unen como pocas veces.

Jorge Suárez tiene buenos recuerdos de Córdoba, a donde lo trajeron ya varias obras y confía que esta estará a la altura de las circunstancias. “El Crédito es una comedia maravillosa. Galceran maneja el humor negro, su lenguaje preferido. Es un simple hombre que va a pedir un crédito y se encuentra con una negativa absoluta porque no tiene avales, ni garantías. Se enfrenta con el banco, que no acepta que esta persona no reúna las condiciones que le piden, que son las de un millonario. Es una denuncia al sistema neoliberal, al capitalismo brutal. A los cinco minutos, el tipo se da cuenta que no tiene posibilidad y salta con algo que nadie espera. La gente la pasa bárbaro y después se queda reflexionando”, reseñó uno de los protagonistas de esta obra a Día a Día.

–¿Te gusta este tipo de humor?

–Sí. Y me río mucho con Marrale, que es mi amigo. Somos actores que hacemos mucho teatro serio y a los que la gente nos tiene como ‘los malos de las telenovelas’. Acá salimos a hacer comedia, a divertirnos. Es fantástico porque despuntamos una punta del oficio que es muy grato. Escuchar al público reírse es siempre una bendición.

–Te toca en las obras hacer un mismo personaje durante mucho tiempo. ¿Cómo combatís esa cotidianeidad para que no te aburra, no te pese y el personaje no se resienta en su desarrollo?

–Los actores trabajamos con la idea que, la que sigue, es la única función. Y tenés que pensar en la primera escena. A partir de ahí, empieza a ganarle a uno una situación inevitable que es el suceso de las acciones. Si te ponés a pensar que hace tres años estás haciendo la misma obra, te pegás un tiro en medio de los pensamientos. Además, el teatro es algo de cada noche. No es lo mismo el público de un viernes, con respecto al del sábado o al del domingo. La gente se comporta en masa de una manera muy diferente. Eso es lo lindo del teatro, que está vivo y depende de la respiración, de la sangre y de la fuerza del actor sobre el escenario. Todo eso lo hace inmortal.

Suárez y Marrale son amigos y actores. Disfrutan compartir escena en El Crédito.

JORGE SUÁREZ

“La gente se comparte en masa de manera diferente cada noche. Por eso el teatro está vivo. Depende de la respiración, de la sangre y de la fuerza del actor sobre el escenario. Y eso lo hace inmortal”.

–Jugando con el título de la obra, ¿le das crédito a la gente en estos tiempos?

–Vivo en una ciudad insoportable y extraño un poco la gauchada. Un joven no sabe lo que significa esa palabra. Un vecino se mudó con la señora al frente de mi casa. Es un matrimonio de unos 80 años cada uno. Este señor nos dejó una carta a todos los vecinos de la cuadra presentándose con el nombre, de dónde venía, contaba de su familia y por qué se había mudado. Entonces, pasé por la panadería, compré un rico budín y se lo llevé para decirle ‘bienvenido, Juan Carlos. Vivo acá al frente y lo que necesites, me decís’. No hace falta que nos inundemos para ser solidarios. En las grandes ciudades, eso no está presente. En los lugares chicos, sí: el saber cómo está el vecino, el compartir una mesa de truco. 

–Te tenemos etiquetado como que sos el malo de la película. ¿Sentís que te cuesta más hacer de bueno por ese preconcepto?

–Ja. No, me divierto. La telenovela es muy exigente, muy sacrificada. Pero me divierte mucho más hacer de malo porque hacés cosas que no harías en tu puta vida. Y me divierte mucho Marrale; resulta que es más bueno que Lassie, pero pone cara de malo y es tremendo. El teatro también es divertido, aunque ahí hago cosas un poco más heroicas.

ENTRADAS

Plateas a 330 y 300 pesos. Se adquieren en todos los puntos Autoentrada. También en Ciudad de las Artes.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo