?>
Show

Graciela Alfano: el regreso más esperado

Después de 15 años, Graciela Alfano regresó a Villa Carlos Paz para protagonizar la comedia Los Corruptelli junto a Fabián Gianola y un gran elenco.

Hace exactamente 15 años, Graciela Alfano encabezaba la revista El boom de la Alfano, obra que ganó 14 estatuillas en los Premios Carlos, entre ellas el Carlos de Oro para la diva argentina. Y después de varios años alejada de los escenarios, la rubia eligió nuevamente a las sierras cordobesas para marcar su regreso a las tablas protagonizando la comedia Los Corruptelli.

En esta divertida propuesta humorística de José María Muscari, “Grace” comparte el escenario del Teatro Bar con Fabián Gianola, Silvia Montanari, Claribel Medina, Pablo Alarcón, Graciela Rodríguez, Christian Sancho y Noelia Marzol.

Con ellos, la ex jurado de Bailando por un Sueño interpreta un papel escrito especialmente para ella: “la Troyana Hot”. “Cuando leí el libro no podía parar de reírme sola en casa, no pude negarme a interpretarlo”, expresó la actriz en una entrevista con Día a Día, en la que se mostró muy feliz con la decisión que tomó de volver al mundo de la actuación.

–¿Cómo estás viviendo esta nueva temporada?

–¡Contentísima! Yo tenía muchas ganas de volver y debo confesar que me sorprendí con todos los cambios que vi. La Villa está hermosa, súper linda y limpia. Con unas playas preciosas y con la gente que es siempre tan cariñosa. 

–Te vimos también haciendo turismo por las sierras…

–Sí, es que me encanta salir a recorrer y más con amigos y compañeros de trabajo. Lo más placentero de hacer temporada es que trabajas y también hay tiempo para disfrutar de la naturaleza y los paisajes increíbles de Córdoba. Acá estoy como una reina. Tengo un departamento precioso con un jacuzzi en el balcón, así que imagínate… Realmente, vine a esto, a pasarla bien. Pasamos Navidad y Año Nuevo con todo el elenco, nos juntamos a comer los ñoquis del 29 y tenemos muchísimos planes más para más adelante: Noelia Marzol me debe unas pizzas a la parrilla y Fabián Gianola el asadito.

–Desde que llegaron están muy unidos…

–Es que es fundamental tener buena relación entre nosotros. La gente a eso lo ve, lo percibe. Día a Día vamos conociéndonos más entre nosotros y nos damos cuenta de que la unión es el mejor camino para los buenos resultados arriba del escenario.

–¿Cómo es trabajar con un director como José María Muscari?

–Él es el número uno. José tiene muy claro lo que yo llamo “El mundo Muscari”. Es un mundo particular, como el de Almodóvar o el de Tarantino. Cada obra que hace tiene su sello y son productos que hace que el artista crezca. Muscari es muy generoso a la hora de dirigir y también muy directo: si algo no va, no va. Además, es importante destacar que no sólo dirige en cuanto a la obra, sino también en cuanto al grupo humano, alentando siempre a la buena relación y al respeto.

–Hace unos días generaste polémica al decir que había muchas obras que no tenían actores… 

–Es que es así. Hay mucha gente que básicamente no tiene ritmo arriba del escenario. Lo mío es una crítica bien intencionada para los actores jóvenes, a quienes les recomiendo tomar clases. Lo digo con buena onda, para que tengan herramientas y no queden atrasados. La comedia es muy difícil, no es como la tragedia en la que no sabes si los espectadores están prestando atención o durmiéndose. Acá si se siente el “cri cri” es terrible.

–¿Cómo te ves hoy arriba del escenario?

–Siento que fue mi segundo debut pero me sorprendí mucho porque no estaba nerviosa. Lo único que sentía era una alegría que me estallaba el alma. Estoy feliz porque con este regreso reafirmé que el escenario es mi lugar en el mundo.

–¿Y cómo es la respuesta de la gente?

–Es impresionante. El aplauso en mi primera salida a escena me genera mucha emoción y a veces tengo miedo de llorar. El público genera una sensación hermosa en mí y lo tomo con un premio de tantos años de trabajo. Creo que somos muy pocas las figuras que recorrimos tantos escenarios… Hace poco, me pasó que me encontré con una familia: el más chiquito dijo que era “la jurado del Bailando”, el papá me conocía como la conductora de El Periscopio y el abuelo como “Sirenita” de Los Superagentes. Eso hizo darme cuenta de que mi carrera es un pasado de trabajo con un presente que se va aggiornando.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo