Martes 4 de junio, 10:07
Nublado Parcial 17º / 62% +
/ Registrate

¡Felices 70, cuarteto!

Córdoba celebra las siete décadas del ritmo que nació de los dedos de Leonor Marzano, allá por 1943. El cuarteto es una marca registrada de la Docta. Eterno para todos.

Pelusa, Miguel Gelfo, La Mona y Leonor Marzano.

Pelusa, Miguel Gelfo, La Mona y Leonor Marzano.

El primer disco de La Leo.

El primer disco de La Leo.

El piano de Leonor Marzano.

El piano de Leonor Marzano.

Rodrigo Bueno, un capo.

Rodrigo Bueno, un capo.

Gary, un cantante maravilloso.

Gary, un cantante maravilloso.

Damián Córdoba, la sangre nueva.

Damián Córdoba, la sangre nueva.

  • de
  • 04/06/2013 10:07

    Por Redacción Día a Día

    70 años de cuarteto. 70 años de tunga tunga. 70 años de bailes. De chicas y chicos. De músicos. De cantantes. De ferneces interminables. De las rondas en Atenas, el Deportivo o la Sociedad Belgrano. 70 años de una historia que es propia. E inigualable. De un ritmo que ha sabido hacer su camino.

    Rompiendo con todas las barreras que quisieron ponerle. Y aunque algunos todavía en su propia Córdoba se nieguen a reconocerlo, cada vez que suena un tema de cuarteto en un casamiento dejan la vida bailándolo. Ahí está la historia misma del tunga tunga, que entra en la piel.

    Y esa historia vale la pena volver a recordarla. Para que los pibes que hoy van a ver a Damián Córdoba o Ulises Bueno, quienes parecen ser los continuadores por las próximas décadas de este género, sepan dónde comenzó todo. Cómo fue que a alguien se le ocurrió darle vida a esto.

    Y ese camino tiene punto de inicio en las manos mismas de Leonor Marzano. Una pibita que tocaba el piano como los dioses. Fue allá por el año 1943 donde todo comenzó. La hija de Augusto Marzano fue la gran creadora del ritmo, en aquella época de milongas y tangos. Y su padre la integró al grupo que llevará su nombre, junto al acordeonista Miguelito Gelfo y el violinista Luis Cabero. Eso fue el ya inolvidable Cuarteto Característico Leo. La Leo.

    4 de junio de 1943 fue el debut oficial, en Cadena 3. Luego, empezarían a hacer bailar a los cordobeses del interior provincial. Ahí empezó a ramificarse y expandirse esta historia. Diez años después grabarían su primer disco. Algo que deja en claro que fueron tiempos de mucha lucha y de remar contra la corriente. De tocar en tinglados con piso de tierra. Por dos mangos. O hasta poniendo plata de sus bolsillos.

    ¿Qué inventó Leonor? Una fuerte marcación rítmica con su mano izquierda (por sobre la melodía y la armonía que los demás pianistas y géneros musicales privilegiaban) y en vez de acentuar el segundo tiempo del ritmo, acentuaba el primero. Eso cambió todo.

    Cerca del final de la década del ‘60 el cuarteto tomaba fuerza. Se hacía guapo. Y aparecía Eduardo Gelfo (hijo de Miguel Gelfo y Leonor Marzano) con sólo 19 años integrando el grupo junto a sus padres. Había un cambio generacional y una semilla plantada.

    Allí la historia se trastocaría para siempre. El cuarteto empezaría a mutar. A generar nuevos hijos. Y a desarrollarse hacia el gigante que busca comerse el país haciendo pie en Córdoba.

    Así, de a poco, la Leo fue acercándose a la ciudad. Tocando en carnavales y tratando de imponer el nuevo ritmo. De a poquito otros grupos empezaron a animarse a tocar ese sonido novedoso. Y a finales de la década de los ‘70 el cuarteto ya pisaba bien firme. Tenía identidad. Y crecía. Para entender cómo era todo por aquellos tiempos va una pequeña imagen: el choripán (sándwich de pan francés con chorizo de cerdo a la parrilla) a la entrada del bailongo, el vino tinto generoso, la entrada barata, policías celosos del orden, las mesas dispuestas alrededor de la pista del club y toda la multitud de parejas girando en un solo círculo con sentido contrario a las agujas del reloj, que no dejaban de saltar hasta marcar el amanecer.

    La evolución y explosión. La popularidad del cuarteto fue provocando ese efecto de clonación. De que todos quisieran sumarse a lo que venía creciendo a pasos agigantes. Surgieron bandas y cantantes en cada rincón de la ciudad.

    Uno de ellos fue el Cuarteto Juvenil Berna, con un tal Carlitos Jiménez en la voz. Un negrito que tenía personalidad y que quería llevarse el mundo por delante. Algo que conseguiría. Jiménez luego formaría el Cuarteto de Oro y ya el éxito no lo abandonaría jamás.

    Fue recién en el ‘88 cuando la Mona tocó por primera vez en Buenos Aires, empezando a abrir un camino que luego fue seguido por las demás bandas que empezaban a surgir.

    El cuarteto mutó, claro. Y el género fue tomando otras ramas. El nacimiento de Chébere fue clave, con un estilo de cuarteto más refinado. Incorporando, además, nuevos instrumentos de viento. Fue en 1974 cuando nace Chébere y allí habría otro gran quiebre en la historia. Desde allí, los conjuntos decidieron seguir dos líneas: el cuarteto característico (con La Mona Jiménez a la cabeza) y el moderno (made in Chébere).

    Y hasta el día de hoy nacieron infinidad de grupos y solistas que marcaron época, desde el ‘90 hasta hoy. Con un grupo que se destacó con paso arrollador: Trula-lá, de la mano de Manolito Cánovas. Trula fue y sigue siendo la gran escuela para un sinnúmero de bandas que se fueron creando bajo su ala. Con voces como el inolvidable Gary, la Pepa Brizuela, Cristian Amato, Sandro Gómez, Marito y más. Cada uno siguió su camino, pero desde el sendero que les marcó Manolo, un visionario.

    Sin olvidarse de Rodrigo Bueno, ese pelilargo que se fue a Buenos Aires tras el sueño de triunfar y terminó haciéndole cantar al país el himno “soy cordobés, me gusta el vino y la joda, y lo tomo sin soda porque así pega más. Pega más”.

    Todos ellos fueron escribiendo pequeños capítulos de esta gran historia. Ariel Ferrari, Cachumba, Toro Quevedo, Bladys, Orly, Rubinho, Sabroso, Sebastián, La Barra, Banda XXI, Damián Córdoba, Ulises Bueno, Jean Carlos, Walter Olmos, Walter Romero, Alberto Tosas, Banda Express, Con la Música en la Sangre, el Turco Julio, Pelusa, La Konga, La Sonora Dany, Pablito Ravassollo, Chipote, El Sello, El Ritmo, Santamarina, Heraldo Bosio, Manto Negro, Miguel Alejandro, Jorge “Muñeco” Daniel, Fabián, Don Chicho, Osvaldo Corazón Gaitán, La Muchachada, Sandunga, Ricardo Galván y su cuarteto, Leonardísimo Miranda, Don Oscar, el Loco Amato y La Fiesta, Claudio Toledo, La Onda, Doble Cuarteto, Los Cuatro para el Ritmo, Chun Chulas, Quesito y La Banda de Carlitos, Alejandro Ceberio, Coquito Ramaló, Aldo Kustin y tantos más que habría que llenar cientos de páginas.

    Se cumplen 70 años y el cuarteto parece que nunca morirá, como dice ese himno de la Mona. Larga vida al ritmo que se metió en la piel de Córdoba. Y seguiremos bailando por toda la eternidad.

    .....

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2013 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by MODULE Static Page Cache at 04/06/2013 | 10:07:13 url:http://publicador.diaadia.com.ar/node/206938?recache=1