?>
Show

Diego Reinhold volvió por más a Carlos Paz

Tras ganar el Carlos de Oro 2015, el actor está nuevamente en las sierras cordobesas formando parte de la comedia El Club de los Estafadores.

Con el Premio Carlos de Oro 2015 bajo el brazo por su espectáculo Bulebú, el actor Diego Reinhold volvió a las sierras cordobesas para ser parte de la comedia El Club de los estafadores, en la que también actúan Georgina Barbarossa, Coki Ramírez, Gastón Ricaud, Gonzalo Suárez, Floppy Tesouro y Roberto Catarineu.

La obra se presenta de martes a domingos a las 22 en el Teatro del Lago y cuenta con la producción de GRG Producciones. Además, está dirigida por Daniel Casablanca, quien le acercó la propuesta a Diego y él no pudo resistirse.

“Para mí fue fundamental que Daniel sea el director. Él no es conocido popularmente pero yo sabía perfectamente quien era y siento mucha admiración hacia él desde que arranqué mi carrera”, expresó el comediante, revelando también que en todas las semanas de ensayo, trabajaron el humor en su máxima expresión y aprendió mucho de su compañero.

El Club de los Estafadores.

En cuanto a la trama, la comedia cuenta la historia de Pedro, un joven del interior que viaja a la gran ciudad para recibir una herencia millonaria. Allí, se encuentra con Ricardo (Reinhold), un abogado que tiene un plan macabro para quedarse con parte del dinero y, a medida que transcurre la obra, se suman más personajes involucrados que pretenden quedarse con lo que nos les corresponde.

– ¿Cómo estás viviendo esta nueva temporada en la Villa?

– Muy relajado porque yo ya hice el mejor espectáculo, me gané el oro y ahora ya está: no hay más nada. (Risas) ¡Estoy muy contento, vine a divertirme y eso estoy haciendo! El espectáculo es precioso, le pusimos lo mejor que podíamos ponerle y a nivel actuación es espectacular. Es una especie de enredo, de estafas, en donde no sabes quién es quién. Hay mucho humor físico, mucha velocidad, como a mí me gusta. Es como ver un dibujito animado en un escenario. Me encanta poder hacer una comedia tan delirante como esta y darme el gusto de trabajar con los compañeros que me tocaron.

– ¡Tuviste una muy buena temporada el verano pasado!

– Sí, la verdad es que no me puedo quejar. Tengo un súper recuerdo. Fue muy gratificante sentir la aceptación de los cordobeses y turistas ante un proyecto tan personal. Yo hubiese podido seguir con Bulebú pero soy muy especial en mi carrera: no hago las cosas por algo en particular. No persigo ni la plata, ni la fama. Yo voy más que nada con mi desarrollo personal, entonces, cuando algo ya está para mí, ya pasó y punto. No tengo problema de bajarme. Lo que hago, lo hago porque lo elijo, y este año no tengo dudas que elegí la mejor opción que tenía.

– Estuviste en el primer Stravaganza, volviste con Bulebú y ahora con esta comedia… ¿Cómo ves a Carlos Paz con el pasar de los años?

– La villa teatralmente va creciendo cada vez más. Acá todavía guardan una mística de que no hay dramas, que la gente sólo quiere reírse, pero creo que eso con el pasar de los años va a ir cambiando y va a haber para todos los gustos. Me sorprendo y a su vez me llena de orgullo ver como la plaza va creciendo y como se van sumando más teatros y productoras que apuestan por Carlos Paz. Y si fuese cordobés, sentiría más orgullo todavía de tener una plaza como esta.

– ¿Cómo tomas la competencia con el resto de las propuestas?

– No me interesa. Todo eso arruina la esencia de lo que tiene que ser y tira para atrás la diversidad. A Carlos Paz y a la cultura cordobesa le conviene que haya muchas obras, pero si la prensa se encarga de decir quién va primero y quién va segundo, eso hace que la gente elija siempre esas opciones, pensando que eso es lo mejor. Entonces, eso achica más el panorama y a las que les iba mal, les va peor. Lo que conviene es abrir el panorama para que cada vez seamos más y la gente pueda elegir sin tener presión de ver una obra porque le dicen que va primero y que al ser así supuestamente es “lo mejor que hay”.

– Entonces… ¿Estás en contra de la difusión de las cifras?

– No estoy ni en contra ni a favor. Cada uno hace lo que quiere. No puedo hacer nada contra eso, pero siento que están dañando el mercado y la cultura. Acá no estamos para salir primeros o segundos, estamos para hacer lo nuestro, que funcione y poder volver al año siguiente. Entiendo que en los medios y en el sistema haya algo salvaje en el que siempre hay un ranking de algo, pero creo que el mercado del teatro es muy sensible y delicado. En este caso, cualquier sutileza te puede mover la boletería y por eso hay que cuidarlo.

El club de los estafadores. Se presenta de martes a domingos en el Teatro del Lago y las entradas pueden adquirirse en www.autoentrada.com

El Club de los Estafadores.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo