?>
Show

Diego Olmos, firme en su carrera con cuatro discos

Con muchos temas escritos para otros, Diego Olmos se afianza como solista cuartetero.

 

Hay una gran aventura detrás de Diego Olmos, un muchacho de 33 años que lleva más de 20 en la música de cuarteto (como músico de Ariel Ferrari, La Leo o La Mona), que tiene escritas unas 200 canciones (muchas para Damián Córdoba, Ulises y La Banda de Carlitos) y que desde 2010 ha comenzado su carrera como solista, con cuatro discos en su haber.

Por estos tiempos, Olmos se encuentra en la tarea de la siembra, recorriendo la provincia y buena parte del Norte, a la vez que en Córdoba se hace firme en la noche de los miércoles, en La Jungla y por los jueves se lo puede ver por el Parador Vip.

De su autoría, han sonado canciones como Hagamos el amor y Qué harás, que canta Damián Córdoba y Ya no volverá, que cantó a dúo con Ulises Bueno, entre otras.

–¿Y de las “tuyas”, las que cantás vos?
- En Dile que la espero, Dile y dime, Se llevó mi vida... esas son las que cantó ahora.

–¿Cuándo empieza tu carrera?
–Arranco a los 11 años con un grupo de todos pibes, tocaba el teclado y cantaba. Después me voy como tecladista al Cuarteto Leo, cuando tenía 14 años. De ahí me fui a Buenos Aires, a un grupo que se llama Chiquichá.

–¿Eso fue en la época de Rodrigo?
–En la época que estaba Rodrigo. Esa época.

–¿Y hacían cuarteto cordobés?
–Al estilo Cachumba.

–El Turco también estaba allá, en esa época.
–Claro, el Turco estaba muy fuerte en esa época. Después de Chiquichá me fui con Jorge Muñeco Daniel y de ahí me convoca el Turco Oliva cuando se va de Cachumba por primera vez, como solista. Yo era músico, para él ya escribía canciones.

–¿Y cuándo tomaste la decisión de “ser” vos?
–Después de estar con Ulises Bueno, cuando teníamos el tema Ya no volverá... fueron dos años y unos meses que estuve con él y tomé la iniciativa de hacer lo mío propio. Después de tantos años de estar con otros cantantes y escribir tantas canciones, era la hora para mí.

–¿A los 14 años ya sabías que ibas a ser músico?
–A los 8 ya lo sabía. A los 14 supe que estaba consolidado en mi vida. Siempre pensaba en poder vivir de esto, no es que sabía que iba a poder.

–¿No lo sabías?
–No, sinceramente. Me costó más de 15 años, vivir de esto... hoy en día, gracias a Dios y la Virgen, vivo de esto. Fueron años de lucha, de pasar hambre, frío... que los tienen todos los músicos.

–¿Y qué te enseñaron esos años?
–A madurar, a aprender cosas, a saber cosas de esto, el vivir la noche, muchas cosas, avivarme de cosas malas y de cosas buenas.

–La noche tiene eso.
–Tiene de todo, es así. Pero lo que más rescato de todo es la experiencia, que es obvio que no las sé a todas porque uno nunca las termina de saber a todas. Pero he sumado experiencia de tanto estar atrás de grandes artistas, como Ariel Ferrari, la Mona Jiménez, como Damián Córdoba y Ulises.

–¿Estando con Ariel o la Mona ya te animaste a decirles ‘tengo un tema’?
–Siempre. Cuando me fui a Ulises mi condición fue que me dieran la oportunidad de poder empezar a cantar y de tirar algunos temas. Y fue así que hicimos ese dúo, que fue una dinamita: Ya no volverá. De estar tocando con Ulises para 50 personas en La Jungla, pasamos en menos de dos meses al Deportivo. ¡Un tema que nos llevó a tan alto! De ahí ya empezamos a meter más dúos y a grabar algunos temas solo.

–Bueno ¿ahora cómo la ves a tu carrera solista?
–Estamos creciendo notablemente, gracias a Dios y la gente. Fueron dos años que tuve de luchar y de remarla como todos, pagando el derecho de piso porque después de 15 años como músico el estar solo es una nueva etapa. Fueron dos años muy duros, pero éste que pasó empezó a dar vuelta la cosa. Empezamos un clásico de los viernes, en La Jungla, y no iba, no iba. Pero la gente de La Jungla tiene muy buena onda conmigo y me dijeron ‘mirá, vamos a ver qué pasa los miércoles’. Fue increíble porque fueron dos semanas duras y al tercer miércoles el baile se puso hasta las manos ¡no sé qué pasó! Y así se fue sumando cada vez más gente y hoy estamos con ese clásico, a full y es mi orgullo: poder tocar un día en Córdoba.

Mi hijo, el cantante. Días atrás, nos enteramos que el hijo de Diego Olmos es músico de Damián Córdoba y nos quedamos sorprendidos e hicimos una pregunta incómoda para los artistas.

–Cúantos años tenés
–33.

–Y tu hijo toca con Damián.
–Sí, se llama Johnatan y tiene 18 años. Fui padre a los 14.

–¿Y te imaginás siendo abuelo antes de los 40?
–Su novia está embarazada. Estoy muy orgulloso de mi hijo, que a los 18 ya puede vivir de la música y más orgullo me da que sea una buena persona.

¿Dónde? Diego Olmos gira por la provincia, pero hace base, todas las noches de los miércoles en La Jungla.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo