?>
Show

Diego Domínguez, el galán que enamora con su tonada

El actor de Violetta se prepara para verse nuevamente en la pantalla de Disney. Además, debutará en teatro con el musical Nosotros.

Desde los 11 años, el español Diego Domínguez comenzó a dar sus primeros pasos en el mundo artístico, obteniendo dos años después un lugar en un reality musical en donde se lució como cantante y empezó sentir la popularidad y el cariño de la gente. A los 17, viajó a Madrid para probar suerte, y a los 21, fue seleccionado por Disney para tener un rol protagónico en la serie Violetta, el suceso argentino que batió records en todo el mundo.

Dueño de un talento y carisma indiscutible, Domínguez se instaló en nuestro país y fue uno de los galanes de Martina Stoessel en la ficción, pero también se ocupó de tener su propia y verdadera historia de amor con Clara Alonso, su compañera de elenco que le brindó la contención y el afecto necesario al estar lejos de su familia y amigos.

En estos momentos, el actor se prepara para volver a verse en la pantalla chica a partir del 20 de julio, la fecha pautada para que se estrene el primer capítulo de la tercera temporada de Violetta, que tendrá mucha música, romances y divertidas escenas con sus clásicos personajes y también con nuevas incorporaciones de distintos países del mundo.

Además, Diego debutará el 22 de julio en teatro con el musical Nosotros, que cuenta la historia de un grupo de amigos que intentará conseguir un mundo mejor para todos, combatiendo a dos adultos manipuladores. Y con esta misión, darán buenas lecciones para todos: no juzgar a un libro por su portada y entender que todos somos iguales a pesar de nuestras diferencias.

“Lo de nosotros surgió por un favor que le hice a un amigo. Martín, el director de la obra, me pidió que grabara la sintonía principal del musical, y cuando lo hice, me vio como la estaba cantando y me dijo que me quería para el personaje protagónico. Y bueno, aquí estoy, a semanas de estrenar”, expresó el galán.

-¿Cómo viviste no quedar seleccionado en el primer casting de Violetta?

-Este oficio es así: no hay que darse por vencido. Yo le agradezco a Dios haberme dado este carácter tan perseverante y constante. Esta es la ley del actor y seguramente les pasó a todos, hasta a Meryl Streep. Hay que seguir, seguir y seguir. No se pierde nada con intentarlo una y otra vez, y eso al mismo tiempo te va haciendo cada vez más profesional.

-¿En qué cambió tu vida con toda esta exposición?

-Yo de niño me crie en un barrio muy humilde y conflictivo, en el que estaba rodeado de gitanos. Mi vida cambió por completo cuando me fui a vivir a Madrid y empecé a participar de un reality. Sin embargo, no dejé de ver a mis amigos y empecé a valorar bastante todo lo que viví, ya que allí me dieron el arte. Los gitanos no trabajaran pero tienen un arte increíble. Tocan la guitarra y el cajón flamenco. ¡Cantando son espectaculares! Además, destaco de la cultura gitana que son muy familieros, defienden a sus seres queridos, y si los tocas, te metiste en un gran problema.

-¿Y vos sos familiero? ¿Cómo haces para estar alejado de tu familia?

-Sí, soy muy familiero y ahora por Skype. Por suerte mis padres y mi hermano me apoyan muchísimo en todo esto. Son personas muy sanas y me acompañan a la distancia. Me llega todo su apoyo desde allá y trato de mantenerme comunicado con ellos constantemente.

-Y en Argentina encontraste el amor…

-Con Clari nos pusimos de novios pero después de mucho tiempo lo confirmamos. Muchas veces nos hacían notas y nos mirábamos mucho, entonces sabíamos que en cualquier momento algún periodista se iba a dar cuenta. ¡No podíamos pilotearla más! Una o dos semas después de haber llegado, me enamoré perdidamente de Clara. Me gustó tanto que hice de todo para que estemos juntos  y ahora me encuentro conviviendo con ella y Vicente, nuestra mascota. Estoy feliz, en una etapa muy linda de mi vida. En mi vida me hubiera imaginado que iba a tener el dinero y los medios para ir a sorprender a mi novia a Milán, como lo hice hace unos meses. Estoy perdidamente enamorado y sorpresas como esa que le hice, son las que quiero tener en mi vida personal y profesional.

-En cuanto a lo profesional, ¿Te gustaría seguir actuando en Argentina?

-Ahora estoy a full con Violetta, muy pronto viajo a España para grabar unos capítulos y también haremos gira de nuevo. Pero después de todo esto, quiero quedarme una temporada más acá para ver que sale. Me gustaría trabajar en Pol-Ka o en alguna película argentina.

-¿Qué tipo de personajes te gustaría interpretar en un futuro?

-Me gustaría hacer personajes radicales. ¡Sería un gran desafío para mí! Son personajes que tiene mucha “chicha”. Tienen mucha carga detrás y me gustaría explorar a fondo, ir a hospitales, cárceles. Investigar bien y realizar un buen trabajo.

-¿Cómo viviste la gira de Violetta por el mundo?

-¡Fue increíble, una experiencia muy linda! Me encantó poder conocer tantos países, pero lamento no haber podido conocer a cada uno como se merece. Teníamos muchas horas de trabajo y no pudimos disfrutar puntualmente cada uno. A mí lo que me gusta de viajar es analizar las culuras y ver cómo se comportan. Me considero un poco enfermo para este oficio porque me gusta estudiar y analizar hasta el mínimo detalle. Si tengo que destacar mis lugares favoritos, me quedo con Roma y Venecia. Son los lugares más maravillosos que he visto.

-¿Qué sentís al ver a tantos chicos que los siguen por todos lados?

-Estoy muy contento y agradecido con el afecto que recibimos por parte de la gente. Yo no pude flashear más cuando subimos al balcón de la Piazza del Duomo en Milán y de repente vimos a más de 20 mil personas aclamando nuestros nombres y el nombre del programa. ¡Nunca había vivido algo así! Antes, firmaba autógrafos gracias al reality y a veces me hacían rondas en el shopping para que firme autógrafos, pero esto superó todo. ¡Nos miraban como si fuésemos el Papa! Yo flasheaba y les decía a los chicos: tenemos que estar agradecidos de tener la posibilidad de llegar a tanta gente, estamos tocados por una varita mágica para que estemos viviendo esto. Me considero una persona muy sensible y más con estas experiencias. Soy una esponja y voy absorbiendo todo lo que ocurre a mi alrededor. Estas cosas me llenaron el alma…

-¿Recordás alguna anécdota que te haya emocionado mucho?

-Me emocioné mucho cuando estábamos cantando la canción Ser mejor y de repente veo a una nena que miraba solamente el techo. En un momento, todos aplaudían y ella seguía mirando para arriba. Ahí me di cuenta que era no vidente y eso me sensibilizó muchísimo. Me entró un escalofrío y se me escapó un lagrimón, porque esa nena fue solo a escucharnos. Ahí pensé: ¿Para qué tantos efectos y luces si con sólo música la gente es feliz? Ella compró una entrada que no es barata para escuchar nuestras canciones, y eso es súper valorable.

-Siendo un referente en el mundo teen, ¿qué opinión tenés con respecto al bullying?

-A mí me parece un tema muy delicado, pero que suele ocurrir en todas las escuelas y hay que buscar la forma de frenarlo. Yo cuando era chiquito también veía el bullying en mi entorno. Yo zafé de las agresiones y trataba de mantenerme al margen del conflicto, pero a veces me salpicaba un poco y yo cumplía con el rol de “defensor”. No entiendo cómo se puede ser tan cruel y golpear a compañeros cuando somos todos iguales, ninguno es más o menos que otro. Igualmente, me ligué unas piñas por haber defendido a algunas víctimas…

-En cuanto al musical Nosotros, ¿Con qué Diego nos vamos a encontrar?

-Para mí, televisión y teatro son muy distintos. En esta obra van a poder ver a un Diego Domínguez muy distinto. Yo al principio tenía ese problema en mi cabeza y pensaba que no iban a notar la diferencia entre lo que hago en Violetta y esto, porque ambos proyectos van destinados al público infantil. Pero en todo el proceso de elaboración me di cuenta que no son para nada parecidos. En el escenario interpretaré a un personaje mucho más inteligente, que sabe de qué habla y que no tiene problema de conquistar a una mujer con comentarios científicos. Es el líder de un grupo de amigos de chicos excluidos sociales que fundan una casa donde viven muchas aventuras. En cambio, Diego de Violetta es mucho más sarcástico, “langa” y picarón, aunque en esta temporada va a estar un poco más maduro.

-¿Hay un buen equipo de trabajo?

-Sí, eso es lo mejor. Nos llevamos todos muy bien y el clima es muy agradable. Todos vamos con buena onda y tenemos mucha complicidad con el proyecto. ¡Tenemos muchas ganas de que los chicos se diviertan con la propuesta!

-¿Y no te gustaría continuar con tu carrera como cantante?

--La verdad que no. Yo canto desde los 11 y creo que me aburrí un poquito. Por eso quiero explorar más la actuación y el cine. ¡Yo tengo 7 discos! Igualmente, esto no quita la posibilidad de volver a la música en algún momento.

-¿Te gusta el cine argentino?

-Antes no me gustaba por la forma lenta de contar la historia, pero los gustos van cambiando y hoy puedo decir que sí. En este último tiempo, Argentina está haciendo mucha co-producción con España y me gustaría estar en algún proyecto de este tipo. Al fin y al cabo, estoy siendo uno de los representantes españoles en Argentina, aunque allá no les gusta mucho que diga esto. España no nos apoya demasiado a quienes los representamos actoralmente en el mundo. Es algo que digo en todas las entrevistas porque me parece muy injusto. No es un tema político, sino de reconocimiento y prestigio.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo