?>
Show

El detrás de escena de Smail, lleno de sonrisas

El elenco de Smail recibió a Día a Día y realizó una producción única y exclusiva. Mirá la galería de fotos.

Por Lizardo Ponce

Galeras, maquillaje, sonidos de zapatos de tap, ejercicios de elongación, vocalización y muchas sonrisas forman parte de cada previa a la función que realizan los artistas de Smail junto a Aníbal Pachano en el Teatro del Sol I.

Los integrantes del elenco comienzan a llegar aproximadamente a las 20.30 y suelen ser recibidos por turistas y vecinos de Villa Carlos Paz en la puerta del teatro, donde les piden autógrafos y fotos para tener de recuerdo. Unas semanas antes de debutar en la Villa, los bailarines realizaron un curso de maquillaje motivo por el cual ellos mismos realizan este trabajo antes de la función.

Cada artista tiene, aproximadamente, 12 cambios de vestuario por lo que, constantemente están a las corridas en los pasillos y camarines buscando la ropa del momento.

De tal palo, tal astilla. Sofía Pachano es una de las más puntuales, al igual que su padre. Ambos llegan al teatro una hora y media antes de salir a escena para comenzar con los preparativos.

Cábalas. Cada integrante del elenco tiene sus mañas, Aníbal saluda a cada uno de los artistas y luego hacen una ronda con un saludo general con algunos pasos de baile, cábala que viene practicando desde 1999.

En su camarín, no pueden faltar las cintas coloradas y algunas cruces. Además, siempre toma un licuado o un café mientras se prepara. Por su parte, Sofía Pachano se alista siempre en su camarín donde elonga y calienta la voz.

La hija de Aníbal dice que no le pueden faltar pinceles, maquillaje y bombachas de color piel, que son de la suerte. Por otro lado, Mauricio Macu como cábala, antes de subir al escenario, agradece todo lo que le está pasando y pide que sigan creciendo día a día. Además, tiene una rana de la buena suerte.

Las cantantes Flavia, Lila y Eliana tienen diversas cabalas: Eliana asegura que no es muy supersticiosa pero siempre se sienta al borde del escenario antes de salir a escena, Flavia prendía sahumerios pero ahora no lo hace porque no a todos le gustaba y Lila solo hace ejercicios de respiración. Los cantantes Fernando y Alejandro vocalizan de una forma bastante particular: entonan las primeras frases de algunas de las canciones que luego cantarán en la función.

Pasillos románticos. Sofía Pachano y Emmanuel Sánchez no sólo están en pareja hace ya varios meses sino que también, en estos momentos, se encuentran trabajando juntos: Sofía siguiendo las instrucciones de su papá y Emmanuel las de su suegro.

Como no puede ser de otra manera, antes de subirse al escenario, los bailarines aprovechan para hacerse unos mimos, darse besos y alentarse antes de comenzar.

Infaltables. Pablo, Mauricio, Maxi y Emanuel comparten el camarín y los cuatro coinciden en que hay ciertas cosas que no pueden faltar dentro del camarín. Una de ellas es la PlayStation y la otra es que todos los viernes y sábados, uno de los chicos lleva una picada para compartir entre función y función.

Los artistas también aseguran que, cada fin de semana, tratan de sorprenderse entre ellos con “cosas ricas” como: tortas o chocolates. ¡Eso sí! La mayoría de los bailarines dice que prefiere comer después de terminar las funciones porque son concientes de que, si lo llegan a hacer antes, en el escenario no podrían dar ni un paso.

Antes de partir, el elenco se propone preparar un cabrito para festejar su exitosa temporada.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo