?>
Show

Dedo Negro presenta su primer disco en Cocina de Culturas

Martin Lopez, Cristian Nuñez, Juampi Noriega y Daniel Soria presentan su primer disco, con la propuesta de versionar con cuerdas clásicos de la música ciudadana. Este viernes, en Cocina de Culturas.

Cuatro guitarras y ocho manos se combinan para, con un mismo elemento multiplicado, generar un ámbito con mucho color y olor a tango. El grupo Dedo Negro surgió a mediados de 2010 con la idea de versionar a grandes composiciones de la música ciudadana. La propuesta se podrá ver este viernes en Cocina de Culturas, desde las 22, cuando los muchachos presenten su primer disco.

Martin Lopez, Cristian Nuñez, Juampi Noriega y Daniel Soria le dan vida a esta particular propuesta, que toma obras de Carlos Aguirre, Astor Piazzolla, Lito Vitale, Roberto Grela, Anselmo Aieta o Juan de Dios Filiberto para mostrarlas con otro matiz.

“Siempre mantuvimos de hacer música instrumental y versionar músicas que no fueran originalmente hechas para guitarras. Algunas eran para quinteto y otras para banda. El desafío de siempre fue poder adaptar todo a nuestras cuatro guitarras”, contó Daniel Soria.

SONIDO PROPIO. La idea surgió a partir de la sonoridad que generan las guitarras cuyanas. “Ninguno de nosotros es cuyano, pero nos gusta eso que suena como una orquesta de guitarras. Es algo muy típico de ellos. De todas maneras, en el tango han existido muchos cuartetos de guitarra”, aclara Soria.

Sobre la propuesta musical, ahondó: “Todos los arreglos los hacemos nosotros. En este primer disco, los temas no son nuestros, pero la idea es más adelante también tener temas propios. Si bien cada uno de nosotros pasó por distintos géneros, como el jazz, el folclore, música brasilera o música afroamericana, decidimos encontrarnos en este espacio de cuarteto haciendo tango”. 

ESENCIA. En cuanto al repertorio, cada uno de los integrantes de Dedo Negro fue proponiendo canciones, que luego fueron sometidas no sólo al gusto del resto, sino también a cómo sonaban con las guitarras: “Hay canciones que son más complejas que otras y otras que imaginamos, pero que no terminan sonando bien. Pero son todas canciones que nos movilizan”.

La escena tanguera de Córdoba continúa ganando espacio. Hay una ebullición de la que Dedo Negro quiere ser parte: “La hegemonía del tango se dio entre los años ‘20 y ‘60. Después, empezó a decaer. Ahora, en Córdoba, empiezan a abrir lugares donde conviven el bailarín, el cantante y la orquesta. Son tres cosas que necesitan estar en equilibrio para que el tango exista. Somos un grupo instrumental, pero nos gusta compartir con cantantes”. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo