Martes 11 de septiembre, 09:51
Nublado Parcial 15º / 73% +
/ Registrate

Carrusel en Cadena 3, con tantas vueltas como la vida misma

Omar Pereyra y su equipo hablan del ciclo que desde hace seis años suma oyentes cómplices en la noche de “Cadena 3”. “Es el programa con que siempre soñé”, dice el conductor.

Las voces que están al aire más técnicos, operadores, telefonistas y productores del programa (M. Paiz).

Las voces que están al aire más técnicos, operadores, telefonistas y productores del programa (M. Paiz).

Omar Pereyra siente que en “Carrusel” tiene una verdadera familia en la radio (M. Paiz).

Omar Pereyra siente que en “Carrusel” tiene una verdadera familia en la radio (M. Paiz).

  • de

  • de
  • Carrusel en Cadena 3, con tantas vueltas como la vida misma

    11/09/2012 00:00

    Por Diego Tabachnik

    -Mirá la galería de fotos

    Ingresar a Cadena 3 es como meterse a un submarino: las paredes anchas y la insonorización de los estudios hacen que aquí adentro no se sepa si afuera llueve, si el sol parte la tierra o si la noche ya le cambió la fisonomía a la calle Alvear. Pero Omar Pereyra, el capitán de la nave a esta hora (de 20 a 23, en lo que se llama la primera noche) tiene en los oyentes de Carrusel los miles de corresponsales espontáneos que alimentan lo que quizás sea el activo más importante de esta emisora: la conexión con su audiencia. 

    Desde hace seis años consiguió instalar una amena alternativa radiofónica al imperio televisivo de la noche, en un programa con códigos propios y una buena onda que se respira ni bien se pone un pie en el estudio. “Como hombre de radio, siempre soñé con esto: tener un programa ómnibus, variado, donde un día podés compenetrarte con una noticia y perseguirla hasta encontrar buena información, u otro día pasar muy buena música o recuerdos buenos de la infancia”, ejemplifica.

    Para lograr esa frescura y vitalidad, Pereyra no está sólo. “Por primera vez en 20 años en la radio siento que tengo una familia con mis compañeros”, dice el conductor en referencia a su equipo. Y en primer lugar surgen sus compañeras, María Eugenia Pasquali (quien se encarga principalmente de los temas periodísticos pero con un perfil totalmente descontracturado) y la locutora Gloria Tomás, una de las voces clásicas de la emisora. Daniel Basterra está en deportes y Daniel Díaz brinda todo su conocimiento tanguero. Andrés Carpio es otro de los que se ganó su lugar desde el “móvil inmóvil” de cada noche, como así también Cristian Moreschi desde Alta Gracia.

    Manos mágicas. Pero al igual que en la mayoría de los programas de Cadena 3, mucho de la chispa que se escucha hay aire se debe a las manos mágicas de los operadores. Salimos del estudio entonces y pasamos del otro lado del vidrio. “Ya sé, vos querés saber cómo hacemos para poner tan rápido todas las giladitas esas que pasamos siempre”, nos arrebata Martín Rodríguez, uno de los operadores, y tiene toda la razón del mundo: ¿cómo hacen? Sin romper la magia del truco, diremos simplemente que tienen a todos esos audios graciosos relativamente a mano, pero al ser tantos lo suyo es igualmente un elogio a la repentización. Obvio que eso implica que el operador sea el oyente número uno del programa para pescar al vuelo todas las oportunidades de colar un chascarrillo.

    De memoria. El buen clima de laburo tiene un correlato con la forma en que llevan Carrusel adelante, con chistes y bromas internas permanentes, jugando como “de memoria”. Además del diálogo constante con todos los integrantes de la mesa, Omar tiene un ojo puesto en el operador y otro en su productor, Diego Huberman. “Acá la mayoría de las veces el tema del día es lo que la gente elige, y que lo sondeamos con los mensajes de los oyentes. Este programa depende de lo que detecta Omar sobre lo que le interesa a la gente”, explica el productor.

    “Lo que sentí yo con este programa es que me relajé y pasé a ser el que soy en la vida, habitualmente. El mala onda, el buena onda, el que discute, el que es fanático de Talleres... yo soy así realmente. No se hubiera podido sostener en seis años esta historia si fuera una mentira. Y encontrar esa complicidad con la gente me sorprendió muchísimo”, confiesa Pereyra, quien todas las noches se pone en el centro de las gastadas por la selección de temas lentos que eligen para “el sereno”, sobre el cierre del programa.

    “Eso nació porque mucha gente del medio tiene la tentación del autobombo y el auto alabarse seleccionando los mensajes del tipo ‘Qué buen programa, qué buen tema que elegiste’. Y cuando empecé a encontrar mensajes que decían ‘Qué horrible ese tema que pusiste’, dije que no había que esconderlos porque ese tipo me está diciendo la posta y está buenísimo que me lo diga. Ese mismo tipo que se sorprendió porque lo leía al aire, después empezó a ser más creativo y son esos mensajes que te causan gracia porque son espectaculares”.

    “Se ha dado una química muy buena en este programa –finaliza el conductor– y eso que no es fácil pelear con la tele”. El tiempo aquí también es tirano y Pereyra ya tiene que subirse para dar una vueltita más en el Carrusel, que no es otra cosa que la calesita de la vida misma.

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2011 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by MODULE Static Page Cache at 11/09/2012 | 09:51:48 url:http://publicador.diaadia.com.ar/node/179108?recache=1